Internacionales

Revelan vínculos de la CIA con mafia para asesinar a Fidel Castro

Los planes incluían suministrar al líder cubano seis pastillas envenenadas, calificadas de “alto contenido letal”

Redacción Central |

Los planes incluían suministrar al líder cubano seis pastillas envenenadas, calificadas de “alto contenido letal”

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos buscó apoyo de la mafia para asesinar a Fidel Castro, después de la victoria del Ejército Rebelde en 1959, según documentos divulgados por la entidad.

Los planes incluían seis pastillas envenenadas y agentes de la CIA en coordinación con dos jefes de la mafia incluidos en la lista de las 10 personas más buscadas por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), según los documentos.

Los vínculos de la CIA con la mafia a principios de la década de los años 60, que tenía intereses en los casinos cubanos, se basan en testimonios de varios involucrados.

De acuerdo con los documentos, en septiembre de 1960, el ex agente del FBI, Robert Maheu, ofreció 150 mil dólares al jefe de la mafia, Johnny Roselli, quien rechazó el dinero.

Roselli le presentó al entonces agente a Momo Salvatore Giancana, alias Sam Gold -el sucesor de Al Capone en la mafia de Chicago-, y Santo Trafficante, alias Joe , dirigente de las operaciones de la mafia cubana.

Giancana propuso colocar algo en la bebida o comida de Fidel, y la CIA proporcionó seis píldoras de alto contenido letal a Juan Orta, un funcionario cubano que había recibido pagos de la mafia del juego y que tenía vínculos con el presidente cubano.

Orta, tras varias semanas de supuestos intentos, “se echó atrás y pidió que se le relevara. Propuso a otro candidato, que hizo varios intentos sin éxito”. Finalmente, el proyecto se suspendió debido al fracaso del episodio de Playa Girón, en abril de 1961.

Los documentos también muestran otros abusos cometidos por la CIA en las décadas de los años 50 y 60 como la pruebas de la droga LSD en ciudadanos, el espionaje de periodistas y de manifestantes contra la guerra de Vietnam.

Al dar a conocer los documentos históricos desclasificados, el director de la CIA, Michael Hayden, dijo que su entidad entiende la obligación de proteger los secretos del país, pero también tiene la responsabilidad de ser lo más abierta posible .

La primera colección, que algunos llaman Joyas de la familia y que fue divulgada por una petición bajo la ley de Libertad de Información, está integrada por 700 páginas y fue compilada en 1973 por el entonces director de la CIA, James Schlesinger.

La segunda colección divulgada por la CIA, denominada los expedientes Caesar-Polo-Esau, consisten de 147 documentos y 11 mil páginas de análisis de 1953 a 1973 sobre los regímenes soviético y chino.

también te puede interesar