Internacionales

Presidente Daniel concluye visita a Irán

El presidente Daniel Ortega, considera que su visita a Irán es un hito en las relaciones entre los dos países, y ha declarado: “regresamos a nuestro país con un ánimo más fuerte y estamos seguros de que la unidad entre el pueblo iraní y el nicaragüense es inquebrantable y queremos esta unidad para poder defender la justicia y la paz”

Presidente Daniel concluye visita a Irán
El presidente nicaragüense, Daniel Ortega (izq.), y su homólogo iraní, Mahmud Ahmadineyad (dcha.), se comprometieron hoy a promover la cooperación entre sus respectivos países, especialmente en los ámbitos político, económico y de energía. | EFE

Redacción Central |

El presidente Daniel Ortega, considera que su visita a Irán es un hito en las relaciones entre los dos países, y ha declarado: “regresamos a nuestro país con un ánimo más fuerte y estamos seguros de que la unidad entre el pueblo iraní y el nicaragüense es inquebrantable y queremos esta unidad para poder defender la justicia y la paz”
» Coinciden Irán y Nicaragua en defender justicia y paz
» Galería de fotos

Ortega ha pronunciado estas palabras durante la despedida oficial que le ha brindado este lunes su colega iraní, Mahmud Ahmadineyad. El mandatario nicaragüense partió rumbo a Roma, en donde se espera que se entreviste con el presidente de Italia, Giorgio Napolitano, y un nutrido grupo de empresarios interesados en invertir en Nicaragua.

Antes de partir, Ortega manifestó su alegría por haberse podido entrevistar con las máximas autoridades de Irán, el Líder Supremo y el presidente de la nación, entre otras autoridades. “Teherán y Managua comparten objetivos y lo importante es llegar a la unidad entre los pueblos de América Latina y la República Islámica de Irán”.

Ortega calificó de “muy importante la unidad entre Irán y Nicaragua para la defensa de la paz y la justicia”, mientras instaba a la creación de una comisión conjunta para promover la cooperación económica, comercial, de energía y electricidad.

Ahmadineyad compareció ante la prensa para insistir en que no existe ningún obstáculo entre Irán y Nicaragua. “Nada puede obstaculizar el fortalecimiento de la cooperación entre nuestros dos países que estarán juntos y el enemigo no podrá hacer nada contra ellos”, dijo el líder iraní.

Tras referir que ambas naciones y gobiernos comparten tendencias y sentimientos para ampliar la cooperación y que siempre estarán una junta a la otra, subrayó: “Hoy estamos presenciando un levantamiento muy avanzado y revolucionario entre los pueblos de América Latina y lo que éstos reivindican es lo mismo que piden las naciones libres”.

“Los pueblos de Latinoamérica procuran hacer respetar su honor y hacer valer sus derechos, siendo sus reivindicaciones más importantes el establecimiento de la justicia, el progreso y la salvaguardia de la independencia”, declaró.

Ahmadineyad sostuvo que el rumbo tomado por los pueblos y gobiernos de Latinoamérica es muy similar a los de la república islámica, y precisó que “el pueblo y el Gobierno de Irán se siente cercano con los pueblos y gobiernos de América Latina, en particular con los de Nicaragua, puesto que su revolución coincidió con la iraní”.

El presidente iraní defendió que son muchas las posibilidades con las que cuentan ambos pueblos y gobiernos en virtud de las cuales se complementarían, “por lo que deberíamos poner nuestra colaboración al servicio del progreso, de la paz y de la seguridad mundiales”.

El mandatario iraní habló asimismo de las conversaciones que ha tenido con su par nicaragüense, mencionando la energía y la agricultura como campos de cooperación. “Con la fundación de una comisión económica mixta bilateral se allanará el terreno para la ampliación de la cooperación”, explicó.

Ortega llegó a primeras horas de la mañana (hora de Irán) del domingo en el aeropuerto de Mehrabad, en Teherán, hasta adonde, en lo que fue algo sin precedentes, se había desplazado Ahmadineyad para poderle dar la bienvenida.

Ortega se entrevistó con el líder supremo iraní, ayatolá Ali Jamenei, y visitó el mausoleo del fundador de la República Islámica, ayatolá Ruholá Jomeini. También pronunció un discurso en la universidad de Teherán, en el que consideró que las revoluciones de Irán y Nicaragua son gemelas y buscan el mismo propósito: “la justicia, la libertad, la autodeterminación y la lucha contra el imperialismo”.

El presidente nicaragüense también restó importancia a las críticas israelíes y de congresistas estadounidenses a su visita en Irán y a su reunión con Ahmadineyad, uno de los líderes iraníes más críticos con Israel.

“Elegimos nuestros amigos y no pedimos permiso a nadie”, dijo Ortega, cuya visita es la primera a ese país islámico chií y responde a la que Ahmadineyad realizó en enero pasado a Managua.

también te puede interesar