Internacionales

El clima de la Cumbre del G-8 se calienta

La Cumbre del Grupo de los 8 (G-8), que reunirá este miércoles en Alemania a los países industrializados y Rusia, comienza a calentarse

Presidente de Rusia Vladimir Putin
El presidente de Rusia Vladimir Putin advirtió que Moscú podría emplazar misiles que apunten a Europa si Estados Unidos instala sistemas de defensa en la región. |

Redacción Central |

La Cumbre del Grupo de los 8 (G-8), que reunirá este miércoles en Alemania a los países industrializados y Rusia, comienza a calentarse

El fin de semana, el presidente de Rusia Vladimir Putin advirtió que Moscú podría emplazar misiles que apunten a Europa si Estados Unidos instala sistemas de defensa en la región.

El ex líder soviético Mijaíl Gorbachov dijo a la BBC que las relaciones entre Rusia y el mundo occidental “están peor de lo que esperaba”, y responsabilizó a Washington por las tensiones.

Esta semana, los jefes de Estado y de gobierno del G8 conversarán durante tres días en el balneario alemán de Heiligendamm sobre asuntos que van desde los estándares democráticos hasta Kosovo, pasando por los misiles defensivos.

Y aunque la agenda está llena de temas potencialmente álgidos, la guerra de declaraciones se disparó con la insistencia de Estados Unidos de establecer un sistema defensivo de misiles en Europa Central.

Oposición y firmeza

Este lunes, el presidente de Estados Unidos George Bush encontrará en la República Checa hostilidad pública y firmeza gubernamental ante el proyecto de establecer parte de su escudo antimisiles en ese país.

Los checos están más preocupados por la amenaza que el programa representa para el ambiente y para la salud de quienes viven en la zona en que se piensa instalar.

Según encuestas recientes citadas por The Internacional Herald Tribune, más de 50% de los checos se opone a los planes estadounidenses.

El viernes, Bush encontrará en Polonia una posición oficial similar a la de Praga, aunque el sentimiento popular apoya la iniciativa de Washington porque implica creación de empleos y cierto grado de derrama económica.

Desde la Guerra Fría

El martes pasado, Rusia probó un misil RS-24 que dio en el blanco previsto a 5,500 kilómetros del lugar de lanzamiento.

El proyectil fue diseñado para evadir sistemas de misiles defensivos, según el ministerio de Defensa de Rusia.

Estados Unidos sostiene que su sistema de misiles no apunta a Rusia aunque Moscú ha advertido que amenaza su seguridad.

Putin reiteró su advertencia de que el escudo defensivo de Estados Unidos podría llevar a una nueva carrera armamentista, y agregó que si eso pasa sería culpa de Washington.

El presidente también declaró que Estados Unidos “alteró el equilibrio estratégico” al retirarse del Tratado de Misiles Antibalísticos en 2002.

“Si el potencial nuclear estadounidense crece en territorio europeo, tendremos que buscar nuevos blancos en Europa”, señaló Putin.

La última vez que Rusia apuntó misiles a Europa fue durante la Guerra Fría.

también te puede interesar