Internacionales

Al menos 58 muertos por atentado en santuario chií de Irak

Bagdad – Al menos 58 personas y decenas más resultaron heridas al estallar un automóvil cargado de explosivos cerca de uno de los principales santuarios de los musulmanes chiíes en Karbala, lleno de asistentes a las oraciones del sábado

Soldados americanos en Iraq
Fotografía difundida por el ejército de Estados Unidos, en la que aparecen soldados estadounidenses durante una operación en Hadid, Irak, el sábado 21 de abril de 2007. | AP

Redacción Central |

Bagdad – Al menos 58 personas y decenas más resultaron heridas al estallar un automóvil cargado de explosivos cerca de uno de los principales santuarios de los musulmanes chiíes en Karbala, lleno de asistentes a las oraciones del sábado

Por otra parte, el ejército de Estados Unidos informó sobre la muerte de ocho de sus soldados, entre ellos tres fallecidos el sábado en un atentado en un camino de las afueras de Bagdad.

Una multitud indignada se congregó en el lugar después de la explosión mientras muchos buscaban frenéticamente a sus familiares. Algunos apedrearon a la policía y luego tomaron la residencia del gobernador regional, acusando a las autoridades de no protegerlos contra los rebeldes sunís. Los policías dispararon al aire para dispersar a la gente. Este fue el segundo atentado con un automóvil bomba ocurrido en dos semanas en el centro de la ciudad.

Cerca de la zona de la detonación, los sobrevivientes buscaban desesperados a sus seres queridos. La televisión de Irak presentó imágenes de un hombre que llevaba sobre su cabeza el cadáver calcinado de una niña mientras corría por las calles, en medio de ambulancias que llegaban por los heridos y bomberos que apagaban incendios, dejando charcos de agua ensangrentada.

La explosión ocurrió a las 7 de la mañana en una atestada zona comercial cerca del santuario del Imán Hussein y el del Imán Abbas, en Karbala, a 80 kilómetros (50 millas) al sur de Bagdad, cuando los fieles se dirigían al lugar para las oraciones vespertinas, dijeron las autoridades.

Las fuerzas estadounidenses indicaron que sus soldados se encontraban en la zona y el ejército de Irak pidió suministros médicos.

Una explosión en un automóvil bomba en ese mismo lugar el 14 de abril dejó 47 muertos y 224 heridos.

Las fuerzas estadounidenses detuvieron el sábado a 17 presuntos insurgentes en operaciones contra al-Qaida en Irak, dijeron los militares, un día después que el Pentágono anunció la captura de uno de los agentes más experimentados del grupo terrorista.

Simultáneamente, los militares estadounidenses bombardearon un camión con explosivos descubierto en la provincia de Anbar y efectuaron un allanamiento al sur de Bagdad que les permitió requisar armas que los insurgentes aparentemente habían importado del vecino Irán, agregaron los militares.

Por su parte, Dinamarca anunció que despachará fuerzas especiales al sur de Irak para tratar de contener los ataques contra soldados daneses y británicos en esa zona de mayoría chií.

Funcionarios estadounidenses e iraquíes en Bagdad no quisieron formular comentarios sobre Abdul Hadi al-Iraqi, de 46 años, que fue capturado hace varios meses cuando viajaba a Irak, donde se supone iba a asumir una alta posición en al-Qaida, dijeron funcionarios el viernes en Washington.

El grupo insurgente se ha atribuido algunos de los ataques más mortíferos en Irak, incluyendo el del año pasado a una mezquita chií en Samarra, que desencadenó un ciclo mortal de venganzas.

Después de permanecer en secreto en manos de la CIA durante meses, al-Iraqi _que nació en la ciudad de Mosul y perteneció al ejército iraquí_ fue trasladado a la base de Guantánamo, dijo el Pentágono.

Agregó que el miliciano iraquí es considerado responsable de planear ataques trasfronterizos desde Pakistán contra las fuerzas estadounidenses en Afganistán, y de dirigir un plan para asesinar al presidente paquistaní, general Pervez Musharraf, y funcionarios de las Naciones Unidas.

Los militares estadounidenses en Bagdad dijeron que las operaciones del sábado contra presuntos insurgentes de al-Qaida permitieron detener a cuatro personas en Mosul, seis cerca de Karmah, a 80 kilómetros (50 millas) al oeste de Bagdad, dos cerca de la frontera siria, dos en la capital y tres cerca de Balad, a 80 kilómetros (50 millas) al norte de Bagdad.

Los detenidos no fueron identificados, pero la declaración vinculó a algunos de ellos a al-Qaida en Irak.

“Estamos logrando desbaratar sistemáticamente la red de al-Qaida en Irak”, dijo en la declaración el teniente coronel Christopher Garver, un vocero militar.

también te puede interesar