Internacionales

Senado de EEUU aprueba plan de retirada de Irak

Washington – El Senado aprobó el jueves un proyecto de ley que requiere empezar a retirar las fuerzas militares estadounidenses de Irak para el 1 de octubre, lo que allana el camino para una histórica pugna de poderes con el presidente George W. Bush que ha prometido vetar la iniciativa

Funeral de un soldado estadounidense muerto en Irak
Funeral de un soldado estadounidense muerto en Irak, en Aurora, Illinois, EEUU, 26 de abril del 2007. La lucha de Estados Unidos por estabilizar Irak podría ponerse más difícil y se corre el riesgo de más bajas en el conflicto, dijo el jueves un alto comandante. El general de la Armada David Petraeus dio su evaluación un día después de que la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes logró la aprobación de una legislación que pide el inicio del retiro de las tropas estadounidenses en Irak. | Reuters

Redacción Central |

Washington – El Senado aprobó el jueves un proyecto de ley que requiere empezar a retirar las fuerzas militares estadounidenses de Irak para el 1 de octubre, lo que allana el camino para una histórica pugna de poderes con el presidente George W. Bush que ha prometido vetar la iniciativa

La votación fue de 51 votos a favor y 46 en contra y, al igual que la medida similar en la Cámara de Representantes el día anterior, estuvo lejos de conseguir una mayoría de dos terceras partes necesaria para superar un veto presidencial.

Aun así, es la primera medida con fuerza de ley que el Congreso, ahora encabezado por la oposición demócrata, le envía a Bush con la intención de poner fin a la guerra en Irak.

“El presidente ha fracasado en su misión de brindar paz y estabilidad al pueblo de Irak”, dijo el senador demócrata Robert Byrd, titular del Comité de Asignaciones. “Es hora de traer de regreso los soldados de Irak”.

Tras la votación, el gobierno inmediatamente reiteró su amenaza de vetar la medida.

“Es asombroso que esta ley que se necesita con tanta urgencia para financiar a nuestros soldados demoró 80 días en el Capitolio, pero esa es la situación”, dijo la subsecretaria de prensa de la Casa Blanca, Dana Perino.

El proyecto por 124.200 millones de dólares requiere que el retiro comience el 1 de octubre, o aun antes si el gobierno iraquí no cumple determinados hitos. La Cámara de Representantes aprobó el proyecto el miércoles por 218-208.

Los republicanos dijeron que la votación no era más que una postura política debido a que el proyecto nació muerto debido a la amenaza de veto. Bush dijo que lo vetaría siempre que incluyera un calendario para el retiro de Irak.

“La solución es sencilla: retiren esa fecha rendicionista y aporten los fondos para nuestras fuerzas”, dijo el líder republicano Mitch McConnell.

El senador independiente Joseph Lieberman se alineó con los republicanos en su oposición al proyecto.

“Nos engañamos si pensamos que podemos esgrimir una varita mágica legislativa para que nuestros soldados en el terreno sean capaces de distinguir entre el terrorismo de al-Qaida y la violencia sectaria. O que los iraquíes de pronto empiecen a zanjar sus diferencias políticas debido a que nuestras fuerzas se retiran”, dijo Lieberman.

Los demócratas dijeron que el proyecto debe llegar al despacho presidencial el martes, cuarto aniversario del triunfal anuncio de Bush de “misión cumplida”, luciendo un uniforme de piloto a bordo del portaaviones Abraham Lincoln.

Bush desde entonces ha admitido que la guerra no progresó lo que esperaba. Después de las elecciones de noviembre en que los demócratas recuperaron ambas cámaras del Congreso, el presidente anunció una nueva estrategia que implicaba el envío de refuerzos a Irak.

En la cámara baja, dos republicanos -Wayne Gilchrest y Walter Jones- sumaron sus votos a los de 216 demócratas para aprobar el proyecto. Votaron en contra 195 republicanos y 13 demócratas.

El representante demócrata John Murtha dijo que su partido seguía considerando su plan de acción después del veto de Bush. Una opción sería financiar la guerra hasta septiembre, como pretende Bush, pero estableciendo hitos que el gobierno iraquí debe cumplir, dijo.

Murtha preside el panel de la cámara que supervisa la financiación militar.

El senador demócrata Joseph Biden dijo que el veto de Bush sería un “trágico error” y agregó que “debemos seguir presionándolo implacablemente”.

también te puede interesar