Internacionales

Cumbre Energética de Venezuela crea Unión de Naciones Suramericanas

Venezuela – Los líderes de Sudamérica acordaron este martes bautizar al bloque regional como Unión de Naciones Suramericanas, en su I Cumbre Energética destinada a evaluar el estado de sus recursos, como petróleo, gas y biocombustibles, para combatir a la pobreza y los desequilibrios económicos

Hugo Chávez, Néstor Kirschner, Rafael Correa, Luiz Inacio Lula da Silva
(De I a D) Los presidentes venezolano Hugo Chávez, argentino Néstor Kirschner, ecuatoriano Rafael Correa y brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, el 16 de abril de 2007 en la Isla Margarita, Venezuela. Los presidentes de países de Sudamérica celebran el 17 de abril su I Cumbre Energética para evaluar el estado de los recursos de la región, para destinarlos a combatir la pobreza y los desequilibrios económicos. | AFP

Redacción Central |

Venezuela – Los líderes de Sudamérica acordaron este martes bautizar al bloque regional como Unión de Naciones Suramericanas, en su I Cumbre Energética destinada a evaluar el estado de sus recursos, como petróleo, gas y biocombustibles, para combatir a la pobreza y los desequilibrios económicos

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez anunció en el discurso inaugural que como uno de los acuerdos preliminares: “Decidimos los presidentes y representantes nombrar a nuestro esfuerzo integrador Unión de Naciones Suramericanas, UNASUR”.

Hasta ahora el grupo se llamaba Comunidad Sudamericana de Naciones, creada en la III Cumbre Sudamericana de Cusco, en agosto de 2004.

Los mandatarios decidieron además “crear una secretaría permanente en la ciudad de Quito”, adelantó Chávez ante nueve mandatarios y delegados de tres países de Sudamérica, reunidos en Isla de Margarita, en el Caribe venezolano.

Una de las metas del esfuerzo integrador es que “incorporemos las corrientes sociales de nuestros pueblos”, añadió.

Chávez advirtió que en el mundo se está “diseñando a fuego lento una verdadera crisis” relacionada con los energéticos, “que pudiera alcanzar grandes dimensiones y ha causado al final del siglo pasado algunas guerras y golpes de Estado, como hace cinco años en Venezuela, la invasión a Irak y las amenazas a Irán”.

Venezuela planteó comenzar a trabajar en un Tratado Energético regional como primera tarea de la recién bautizada Unión de Naciones Suramericanas, UNASUR.

El proyecto de tratado propuesto por Venezuela estaría compuesto por cuatro líneas en la cual se debería “comenzar a trabajar en la UNASUR”: petróleo, gas, ahorro de energía y energías alternativas, como biocombustibles, energía eólica, solar e hídrica, propuso el jefe de Estado anfitrión.

Chávez citó que la demanda mundial de petróleo en Latinoamérica crecerá “47% contra 22% a escala mundial”, e ilustró que “en cuanto al gas las cifras son alarmantes”, porque el incremento será de 62% en el mundo, pero 127% en Latinoamérica.

Venezuela planteó también que no está en contra del desarrollo del etanol, un tema que en los últimos meses causó una polémica con Brasil.

“Quiero aclarar que no estamos contra los biocombustibles (como el etanol), queremos importar etanol de Brasil sin arancel”, y dijo que Venezuela está procesando ese combustible, que “necesitamos hoy para inyectar etanol en la gasolina”, explicó.

Reseñó que Venezuela necesita 200.000 barriles diarios de etanol, como sustancia que reemplaza al tetralito de plomo, que aumenta la potencia y la convierte en gasolina verde.

Chávez dijo que su país acepta el consumo de “biocombustibles cuando no afecta a los alimentos”, y es “complementaria al petróleo”, de manera de “no quitarle el maíz a la gente, a la cadena alimenticia y alimentar los automóviles”.

Las reuniones previas a la cumbre sirvieron así para bajar el tono a la polémica del etanol, duramente criticado por Venezuela, luego de que Brasil suscribiera con Estados Unidos un memorando para el fomento del combustible verde brasileño, en especial en América Central y el Caribe.

Chávez reafirmó el proyecto de construir un Gran Gsoducto del Sur, desde Venezuela hasta la Patagonia.

Pero Brasil criticó la creación de una organización de países exportadores de gas entre Argentina, Venezuela y Bolivia, iniciativa debatida en la Cumbre.

“No tiene cabida en una reunión de este tipo defender una OPEP del gas, si ellos lo hacen es su problema”, afirmó el canciller brasileño, Celso Amorim, respondiendo a una pregunta de la AFP.

El ministro de Energía brasileño, Silas Rondeau, explicó que Brasil supo de ese plan durante las reuniones preparatorias: “Ellos propusieron la creación de una OPEP del gas, yo dije que en principio no estaba de acuerdo con una segregación de los productores del gas contra los consumidores”, afirmó.

Al encuentro asistieron los presidentes de Argentina, Néstor Kirchner; Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva; Bolivia, Evo Morales; Colombia, Alvaro Uribe; Chile, Michelle Bachelet; Ecuador, Rafael Correa; Paraguay, Nicanor Duarte; Venezuela, Hugo Chávez; el vicepresidente uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, el ministro delegado de Surinam, Gregory Rusland y el primer ministro guyanés, Sam Hinds, con la ausencia de Alan García de Perú.

Kirchner fue el primero en abandonar la cita luego del discurso inaugural de Chávez.

también te puede interesar