Internacionales

Al menos 56 muertos en ataques en Irak

Al menos 56 personas murieron y decenas resultaron heridas el sábado cuando un vehículo cargado de explosivos detonó en una concurrida estación de autobuses cerca de uno de los santuarios más sagrados de Irak, dijeron fuentes policiales y hospitalarias

Coches destrozados en Irak
Varios coches destrozados en el lugar donde se produjo la explosión de un coche bomba en un populoso mercado de Kerbala, 100 kilómetros al sur de Bagdad, Irak | EFE

Redacción Central |

Al menos 56 personas murieron y decenas resultaron heridas el sábado cuando un vehículo cargado de explosivos detonó en una concurrida estación de autobuses cerca de uno de los santuarios más sagrados de Irak, dijeron fuentes policiales y hospitalarias

Asimismo, otro coche-bomba mató a 10 personas en un importante puente del centro de la capital, el segundo ataque de ese estilo sobre el río Tigris esta semana, informó la policía. Al menos 15 personas resultaron heridas y el puente Jadriya no sufrió daños de consideración.

El ataque en la estación de autobuses sucedió a unos 200 metros del santuario del imán Hussein en Karbala, donde está enterrado el nieto del profeta Mahoma, uno de los lugares más reverenciados por los chiíes.

La televisión estatal transmitió imágenes desde el lugar. Rescatistas evacuaban a las víctimas y el cadáver carbonizado de un niño yacía en una camilla.

Entre los muertos había por lo menos 16 niños, dijo el brigadier general Abdul Karim Jalaf, vocero del ministerio del Interior. También había entre las víctimas peregrinos iraníes y paquistaníes, manifestó a condición de mantener su nombre en el anonimato porque no estaba autorizado a difundir información.

“Quiero a mi padre. ¿Dónde está mi padre?”, lloraba Sajad Kadhim, de 11 años, mientras permanecía en el hospital, mientras los médicos atendían sus quemaduras.

“Todo lo que recuerdo es que estábamos de compras. Mi padre me tenía de la mano y repentinamente hubo una gran explosión. No se donde está mi padre. Quiero mi padre”, lloraba el niño.

Cientos de personas rodeaban las ambulancias, llorando y golpeándose el pecho en gesto de dolor. La policía efectuó disparos al aire para dispersar a la multitud y despejar las calles para el tránsito de los vehículos de emergencia, pero algunos pobladores enfurecidos los atacaron e incendiaron dos automóviles policiales.

Algunos pobladores enfurecidos rodearon la oficina del gobernador de Karbala y demandaron su renuncia y la de los miembros del consejo provincial, responsabilizando a los funcionarios por la falta de seguridad. Los manifestantes lanzaron piedras contra las oficinas e incendiaron el edificio.

Las autoridades ordenaron un toque de queda en el área, y las entradas a la ciudad fueron cerradas mientras la policía y los soldados patrullaban las calles.

Más de 168 personas resultaron heridas en el ataque, dijo el doctor Saleem Kadhim, vocero del centro de salud de Karbala.

“La explosión fue inmensa. Fue en un área repleta de gente”, expresó Jalid al-Daami, titular del comité de seguridad de la ciudad. Entre los muertos había varios niños y mujeres, indicó.

Karbala está a unos 80 kilómetros al sur de Bagdad (50 millas) y es el destino de un peregrinaje anual de los chiíes. Cientos de feligreses murieron este año en su viaje de ida o regreso al peregrinaje, que se realizó el mes pasado.

En Bagdad, el ataque suicida que mató a 10 personas en un puente del centro de la capital fue el segundo de la semana sobre el río Tigris, dijo la policía.

El puente al-Sarifuya, en el norte de Bagdad, colapsó el jueves al detonar un camión cargado de explosivos. Once personas murieron y numerosos vehículos cayeron al agua del río.

La policía dijo asimismo que cuatro presuntos atacantes suicidas murieron el sábado en la ciudad de Kirkuk, a unos 290 kilómetros al norte de la capital, cuando uno de ellos detonó sus explosivos de manera prematura.

Ningún civil resultó herido, manifestó el brigadier policial Adil Zain-Alabideen.

también te puede interesar