Internacionales

Papa dice que las naciones ricas “saquearon” al Tercer Mundo

Ciudad del Vaticano – Los países ricos corruptos por el poder y las ganancias han “saqueado y despojado” sin piedad a Africa y otras regiones pobres y exportado a ellas el “cinismo de un mundo sin Dios,” escribe el Papa Benedicto XVI en su primer libro

Redacción Central |

Ciudad del Vaticano – Los países ricos corruptos por el poder y las ganancias han “saqueado y despojado” sin piedad a Africa y otras regiones pobres y exportado a ellas el “cinismo de un mundo sin Dios,” escribe el Papa Benedicto XVI en su primer libro

El Papa también condena el tráfico de drogas y el turismo sexual, diciendo que son signos de un mundo rebosante de “personas que están vacías” y aún así viven entre abundantes bienes materiales.

El matutino Corriere Della Sera imprimió el miércoles una sección del libro, antes de que la editorial Rizzoli, dueña del periódico, lo publique a mediados de este mes. Una portavoz de Rizzoli confirmó la autenticidad de los extractos.

En el libro de 400 páginas, llamado “Jesús de Nazaret,” el Papa ofrece una aplicación moderna de la parábola de Jesús sobre el buen samaritano, quien se detuvo a ayudar a un hombre a quien ladrones le habían robado, mientras que otros, incluyendo un sacerdote, no lo asistieron.

“La actual relevancia de la parábola es obvia,” escribe el Papa.

“Si las aplicamos a las dimensiones de la sociedad globalizada de hoy, vemos cómo las poblaciones de Africa han sido saqueadas y despojadas y esto nos preocupa íntimamente,” dice el Papa en su libro, que saldrá a la venta el 16 de abril, para su cumpleaños número 80.

DESNUDAR

Benedicto XVI trazó un vínculo entre el estilo de vida de la gente del mundo desarrollado y las graves condiciones de los pueblos de Africa.

“Vemos cómo nuestro estilo de vida, la historia que nos involucró, los desnudó y continúa desnudándolos,” escribe.

El Papa alemán, que ya en el pasado ha condenado los efectos del colonialismo, dijo que los países ricos también hirieron a las naciones pobres espiritualmente, despreciando o intentando borrar sus propias tradicionales culturales y espirituales.

“En lugar de darles a Dios, el Dios cercano a nosotros en Cristo, y aceptar en sus tradiciones todo lo que es precioso y grandioso (…) les hemos llevado el cinismo de un mundo sin Dios, en donde solo cuentan el poder y las ganancias (…),” señala.

El Papa dice que sus comentarios son válidos también para otras regiones fuera de Africa.

En lo que puede considerarse una fuerte autocrítica de la Iglesia Católica Romana, cuyas actividades misioneras a menudo estuvieron íntimamente asociadas con el colonialismo, el Papa escribe:

“Destruimos (su) criterio moral al punto que se han vuelto obvias la corrupción y una lujuria por el poder desprovista de escrúpulos,” manifiesta.

también te puede interesar