Internacionales

Indígenas rechazan uso de alimentos para producir combustibles

Participantes en la III Cumbre Continental de Pueblos y Nacionalidades Indígenas rechazaron en Iximché, Guatemala, el proyecto estadounidense de utilizar alimentos, en particular el maíz, para la producción masiva de combustibles

Redacción Central |

Participantes en la III Cumbre Continental de Pueblos y Nacionalidades Indígenas rechazaron en Iximché, Guatemala, el proyecto estadounidense de utilizar alimentos, en particular el maíz, para la producción masiva de combustibles

“Somos gente de maíz y para nosotros darle ese uso al grano es convertir lo sagrado en algo comercial para beneficio de las grandes corporaciones transnacionales”, dijo a Prensa Latina César Tahú, de la etnia maya quiché.

Expresó que ya están realizando en las comunidades un trabajo con las bases, con los jóvenes y niños para educarles en la defensa de la raíz de su cultura e impedir el reemplazo de la semilla original por los transgénicos.

Por su parte, Juan Tiney, miembro del comité continental de la Cumbre Indígena, recordó que Guatemala es la cuna del maíz, donde desde hace miles de años se le cultiva y cuida, y está vinculado con el origen de la gran civilización maya.

Sin embargo -dijo- de unas mil variedades de semillas que llegaron a existir en un tiempo, ahora sólo hay alrededor de 50, y éstas podrían desaparecer si Estados Unidos compra el maíz guatemalteco para la producción de etanol.

Advirtió que ese país no va a importar el grano original, sino a imponer el uso generalizado de semillas transgénicas, con lo que en dos o tres años se perderá un símbolo sagrado de su espiritualidad.

“El maíz ha sido siempre la base de la alimentación de la población maya y de otras de América del Sur, pero ahora servirá para alimentar las máquinas, es decir el dinero y la ganancia, sin importar la destrucción de estas culturas milenarias”, afirmó.

En cuanto al uso de la caña de azúcar para fabricar etanol, dijo el dirigente indígena que ya existen planes concretos en Guatemala y sus resultados son muy dañinos.

Se están creando grandes plantaciones cañeras en la norteña región de las verapaces, con la destrucción de bosques casi vírgenes y la contaminación del Río Polochic, el cual es vital para decenas de poblados que habitan en sus márgenes, denunció.

Magdalena León, del consejo hemisférico del Foro Social de las Américas, aseguró que los llamados biocombustibles son una falsa alternativa energética que amenaza directamente la garantía alimentaria de millones de personas en el continente.

Aseguró León que organizaciones y redes vinculadas al Foro analizan alternativas y acciones para oponerse a este nuevo modelo que viene desde el norte.

también te puede interesar