Internacionales

Proyecto de antimisiles estadounidense genera diferencias en la UE

El escudo antimisiles que EE.UU pretender instalar en Europa ha generado divisiones en el seno de la unión de los 27 países

Kurt Beck
El presidente del Partido Social demócrata ruso aseguró que es un error creer que más armas conducen a una mayor seguridad. | EFE

Redacción Central |

El escudo antimisiles que EE.UU pretender instalar en Europa ha generado divisiones en el seno de la unión de los 27 países

En Alemania, algunos funcionarios han expresado su repudio al proyecto estadounidense, otros lo respaldan y muchos se han mostrado cautos en dar su opinión al respecto.

El secretario de Estado del ministerio alemán de Relaciones Exteriores, Gernot Erler, señaló el miércoles que el escudo estadounidense atenta “contra la seguridad de todos”.

“Esto no contribuye a garantizar la paz ni la estabilidad en el mundo”, aseguró Erler.

Por su parte, el Partido Socialdemócrata (SPD), socio de gobierno de la canciller alemana Ángela Merkel multiplicó este miércoles sus críticas a la estrategia de Estados Unidos, que consiste en levantar un escudo antimisiles y modernizar su arsenal nuclear, al tiempo que prohíbe a otros países desarrollar el arma atómica.

“Es un error creer que más armas conducen a una mayor seguridad. No tenemos necesidad de más misiles”, aseguró recientemente el presidente del SPD, Kurt Beck.

No obstante, el ministro alemán de Defensa, Franz Josef Jung, defendió el proyecto del escudo estadounidense. El gobierno de Washington argumenta que se trata de una medida de protección ante una supuesta amenaza de los que denomina “Estados parias”, donde se incluyen Irán y Corea del Norte.

Jung asegura que “la amenaza de misiles es real”.

“La multiplicación de armas de destrucción masiva y sus sistemas representa un peligro creciente también para Alemania”, añadió el titular de Defensa alemán.

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank Walter Steinmeier, había declarado en Berlín que “nosotros no queremos una nueva carrera armamentista en Europa”, aunque luego afirmó en Washington que el proyecto estadounidense es “legítimo”.

Pero las opiniones encontradas no se han suscitado sólo en Berlín, pues la cancillería alemana ha advertido sobre una división de Europa en torno al tema.

Aunque no todos los países se han pronunciado, por un lado Polonia y República Checa se encuentran en negociaciones con el gobierno de Washington para instalar respectivamente un silo de lanzamiento de diez misiles de intercepción en su territorio y una estación de radar.

Entre tanto, Rusia es un severo crítico del proyecto estadounidense.

Bush intenta calmar “inquietudes” de Rusia

El presidente estadounidense George W. Bush explicó este miércoles a su homólogo ruso Vladimir Putin, que el proyecto antimisiles sólo busca enfrentar las “amenazas” de Medio Oriente.

Según informó el portavoz de la Casa Blanca Gordon Johndroe, Putin y Bush sostuvieron una conversación telefónica en la que conversaron sobre el proyecto de Washington.

“El presidente Bush insistió en el hecho de que los sistemas antimisiles en Europa están destinados a enfrentar una amenaza creciente de misiles balísticos de Medio Oriente, una amenaza que nos es común con Europa y Rusia”, indicó Johndroe.

Según el Kremlin, el presidente ruso sostuvo una “franca” conversación en la que expresó a Bush las razones de la inquietud rusa frente al proyecto estadounidense.

Rusia ve este proyecto como una amenaza en sus puertas, en una zona que hace veinte años formaba parte del bloque soviético.

también te puede interesar