Internacionales

Multitudinarias marchas exigieron “cárcel” para represores de dictadura argentina

La sociedad argentina salió el sábado a las calles para nuevamente repudiar las muertes y desapariciones de las que fueron víctima durante la última dictadura militar instaurada en 1976 y que les hostigó hasta 1985

Protestas en Argentina
En Buenos Aires se realizaron dos marchas paralelas hacia la emblemática Plaza de Mayo para repudiar el golpe y recordar a los desaparecidos. | Telesur

Redacción Central |

La sociedad argentina salió el sábado a las calles para nuevamente repudiar las muertes y desapariciones de las que fueron víctima durante la última dictadura militar instaurada en 1976 y que les hostigó hasta 1985

A sus tradicionales consignas, se unió este año el reclamo de la aparición con vida de Jorge Julio López, testigo del juicio contra el jefe policial Miguel Etchecolatz, condenado por genocidio.

Organismos de Derechos Humanos argentinos conmemoraron este sábado el 31 aniversario del golpe de Estado militar de 1976, con la participación de decenas de miles de personas que colmaron la histórica Plaza de Mayo en Buenos Aires, y nutrieron infinidad de actos en todo el país.

Una de las movilizaciones la lideraron las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, con la participación de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Asociación Buena Memoria, Familiares y Hermanos de Desaparecidos y Fundación Memoria Histórica.

Estela de Carlotto, titular del movimiento Abuelas de Plaza de Mayo, señaló que durante los últimos años hubo muchos “avances y cosas malas” sobre el tema de derechos humanos, y resaltó la gestión del presidente argentino Néstor Kirchner de la que dijo: “Nos sorprendió, era una persona desconocida para nosotros, que ganó con el 22 por ciento y no prometió en campaña nada, sino que hizo más después”.

“La Justicia no funciona y todavía estamos buscando a Jorge Julio López y a quién lo secuestro. Son los mismos que hace cuatro años me quisieron matar, falta sacar del escenario a esos bolsones de la mafia con el castigo correspondiente y colocación no en lugares de privilegio, sino en una cárcel común como cualquier delincuente”, agregó Carlotto.

Por su parte, la organización Encuentro Memoria Verdad y Justicia realizó un recorrido simultáneo, apoyado por la Agrupación Hijos, Asociación de Ex Detenidos-Desaparecidos, Asociación de Profesionales en Lucha en el Polo Obrero, Centro de Abogados por los Derechos Humanos, Centro de Profesionales por los Derechos Humanos y Comité de Acción Jurídica.

Pero en ambos casos, las agrupaciones de derechos humanos reclaman el rápido castigo a los represores y exigieron “cárcel común, perpetua y efectiva para todos” los responsables de la última dictadura militar. Y a las consignas habituales se sumaron este año la de la aparición con vida de Jorge Julio López, el testigo en el juicio contra el represor Miguel Etchecolatz, que lleva más de seis meses desaparecido.

Una mención especial se hizo en ambos mítines al periodista Rodolfo Walsh, autor de una emblemática carta abierta a la Junta Militar el 24 de marzo de 1977, primer aniversario del golpe, que llegó a enviar por correo horas antes de ser detenido y desaparecido.

La extensión y la diversidad de las demostraciones es probablemente el reflejo de que el terrorismo de Estado no dejó ileso sector alguno de la vida argentina. La vitalidad del reclamo, en cambio, encuentra estímulo en la reactivación de los juicios contra los responsables desde que en 2003 asumió el presidente Néstor Kirchner.

Sin embargo, hasta el momento hay sólo seis condenados sobre 253 detenidos, según datos del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) de Argentina.

también te puede interesar