Internacionales

Palestinos aprueban al nuevo gobierno de unidad

Gaza – El Parlamento palestino aprobó el sábado un histórico gobierno de unidad que integra al movimiento islamista radical Hamas y al partido Fatah del presidente Mahmud Abas, en un intento por poner fin al boicot internacional y a un año de sangrientas luchas entre ambas agrupaciones

Parlamento palestino
Imagen de la sesión del Parlamento palestino para la investidura del Gobierno de unión nacional entre los movimientos políticos Al Fatah y Hamás, el 17 de marzo de 2007. | AFP

Redacción Central |

Gaza – El Parlamento palestino aprobó el sábado un histórico gobierno de unidad que integra al movimiento islamista radical Hamas y al partido Fatah del presidente Mahmud Abas, en un intento por poner fin al boicot internacional y a un año de sangrientas luchas entre ambas agrupaciones

No obstante, parece improbable que el gobierno de unidad pueda satisfacer las condiciones de la comunidad internacional para restablecerle la ayuda financiera interrumpida hace un año, ya que el primer ministro de Hamas, Ismail Haniyeh, ha proclamado de manera desafiante el derecho de los palestinos de resistir a Israel.

El Estado judío se negó inmediatamente a mantener contactos con el nuevo gobierno, y señaló que éste no cumple con ninguna de las tres condiciones impuestas por el Cuarteto para aceptarlo: que renuncie a la violencia, que reconozca a Israel y que cumpla con los acuerdos israelo-palestinos aprobados en el pasado.

Israel pidió a los mediadores del Cuarteto –integrado por Estados Unidos, la Unión Europea, la ONU y Rusia– a mantener congelada la ayuda a la Autoridad Palestina, decisión adoptada tras la victoria legislativa de Hamas, responsable de numerosos atentados suicidas.

Haniyeh fue a la vez duro y conciliador en su discurso ante el Parlamento, que fue seguido por la aprobación de la coalición entre Hamas y Fatah por 83 votos contra tres, un logro histórico tras meses de desencuentros políticos y mortíferas peleas callejeras.

Cuarenta y un legisladores se hallan en cárceles israelíes, otros cuatro estuvieron ausentes en la votación y Haniyeh no votó.

El primer ministro islamista intentó despejar las preocupaciones de Occidente al reclamar un Estado palestino en tierras que Israel ocupó en 1967. Dijo que respetará los acuerdos de paz firmados en el pasado con la Organización por la Liberación de Palestina (OLP) y prometió trabajar para garantizar la liberación del soldado israelí Gilad Shalit.

Afirmó que su gobierno buscará ampliar la tregua con Israel en la franja de Gaza y que dejará las negociaciones de paz a cargo de Abas.

Pero también insistió en el derecho de los palestinos a resistir, rechazando así una condición clave del Cuarteto y contradiciendo abiertamente a Abas, que minutos antes había rechazado “todas las formas de violencia”.

“La resistencia a la ocupación en todas sus formas es un derecho legítimo”, dijo Haniyeh a legisladores reunidos en la ciudad de Gaza y en Ramala, donde algunos se vieron obligados a seguir la sesión por videoconferencia a raíz de las prohibiciones de viaje impuestas por Israel.

Los discursos discordantes de ambos líderes, rivales durante mucho tiempo, subrayan las cruciales diferencias que aún deben superar para evitar que continúe el derramamiento de sangre entre simpatizantes de ambos bandos.

Israel denunció inmediatamente al nuevo gobierno de unidad.

“Israel no reconocerá o trabajará con este nuevo gobierno o con sus miembros”, dijo a la AFP la portavoz del gobierno, Miri Eisin.

“Desafortunadamente, no hay reconocimiento de Israel, no hay reconocimiento de los pasados acuerdos con la Autoridad Palestina, y no sólo no hay una renuncia al terrorismo, sino que hay un llamado claro del nuevo primer ministro a lo que llama el derecho a la resistencia”, agregó.

Eisin afirmó que Israel espera que la comunidad internacional mantenga el congelamiento de la ayuda impuesto al gobierno palestino.

Este es el undécimo gobierno palestino desde la creación de la Autoridad Palestina en 1994, y el primero en incluir tanto a Hamas como a Fatah.

Hamas controlará 12 de las 25 carteras del gobierno de coalición, mientras Fatah ostentará seis. Siete ministerios, incluidos los poderosos Finanzas, Relaciones Exteriores e Interior, estarán en manos de independientes y miembros de pequeñas agrupaciones políticas.

también te puede interesar