Internacionales

Con promesas, concluye Bush visita a México

Estados Unidos y México prometieron trabajar de manera conjunta por la seguridad en la frontera común, la promoción de un acuerdo migratorio y la ampliación de los convenios comerciales

Redacción Central |

Estados Unidos y México prometieron trabajar de manera conjunta por la seguridad en la frontera común, la promoción de un acuerdo migratorio y la ampliación de los convenios comerciales

Minutos antes de concluir su visita oficial a este país, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, reiteró su compromiso de tramitar un acuerdo que supuestamente beneficiará a miles de mexicanos que laboran en la actualidad en territorio estadounidense.

Bush, quien visitó este país como parte de una gira por cinco naciones de Latinoamérica, advirtió que el problema migratorio no se resuelve con legalizar el status de los emigrantes ni con amnistía, asunto que México afirma tampoco se soluciona por decreto.

En una conferencia de prensa con su homólogo mexicano, Felipe Calderón, en el estado de Yucatán, ambos mandatarios descartaron que el tema de energéticos, especialmente la privatización del petróleo, haya sido tratado durante sus conversaciones oficiales.

Al respecto, Calderón indicó que el petróleo es propiedad de la nación y las determinaciones sobre el particular le atañen sólo a ésta, aunque reconoció que existen problemas por el declive en la producción del energético en el país.

Los dos gobernantes dialogaron con la prensa en el Hotel Fiesta Americana acerca del encuentro sostenido durante la estancia de Bush en México, iniciada aquí el lunes 12 y que culminó este miércoles poco después de las 11:00 hora local (17:00 GMT).

La visita del mandatario norteamericano generó aquí airadas manifestaciones de protesta que la víspera culminaron en enfrentamientos violentos en esta capital y en la ciudad de Mérida, Yucatán, sede del encuentro bilateral.

Agentes de la policía federal detuvieron y golpearon anoche aquí al menos a cinco personas que integraban una concentración de más de 500 que frente a la embajada de Estados Unidos protestaron contra la visita del gobernante estadounidense.

Igualmente, en Mérida, alrededor de 300 personas se congregaron al pie de la valla metálica de tres metros que protegía los hoteles donde se hospedaron Bush y Calderón.

Los manifestantes, en su mayoría jóvenes universitarios, intentaron derribar la valla, custodiada por elementos de la Policía Federal Preventiva armados con bastones.

De acuerdo con reportes de prensa, una periodista y un policía resultaron lesionados por piedras durante un intercambio de este tipo de proyectiles en el lugar, mientras 15 activistas fueron arrestados.

también te puede interesar