Internacionales

Irak llora a sus muertos en atentados pese a gigantesco despliegue militar

Bagdad lloró este lunes a las víctimas de los atentados que dejaron 43 muertos el domingo, incluyendo a 31 peregrinos chiitas, y que pusieron de manifiesto los límites del plan de seguridad para la capital iniciado a mediados de febrero por iraquíes y estadounidenses

Funeral masivo en Irak
Chiitas iraquíes despliegan las fotografías de los peregrinos, que fueron asesinados en atentados, durante un funeral masivo en el barrio bagdadí Sadr City. | AFP

Redacción Central |

Bagdad lloró este lunes a las víctimas de los atentados que dejaron 43 muertos el domingo, incluyendo a 31 peregrinos chiitas, y que pusieron de manifiesto los límites del plan de seguridad para la capital iniciado a mediados de febrero por iraquíes y estadounidenses

En Sadr City, el bastión radical chiita del este de Bagdad, los habitantes vivieron una jornada de duelo.

Decenas de personas, muchas de ellas mujeres, vestidas de negro, acompañaron llorando los ataúdes de doce de sus vecinos, muertos en el atentado dominical cuando volvían de su peregrinación a la ciudad santa de Kerbala.

Un coche bomba estalló el domingo en el barrio de Kerrada, en el centro de la capital, matando a 31 peregrinos que regresaban de Kerbala después de haber conmemorado el 40º día después del aniversario de la muerte del imán Hussein, en el año 680 d.C. en una batalla contra la dinastía sunita de los Omeyas.

“¿Qué mal habían hecho? Fueron simplemente a recogerse en oración a Kerbala”, explicó una madre deshecha por el llanto, pues en el atentado perdió a sus dos hijos.

Durante la jornada se pudieron ver numerosos ataúdes, cubiertos por banderas iraquíes, en los techos de camionetas y minubuses. Esos vehículos tomaron la ruta hacia Nayaf, a 160 km al sur de la capital, donde son enterrados los chiitas, que desean descansar junto al imán Ali, la figura más reverenciada del islam chiita.

Según las autoridades locales, entre 6 y 9 millones de chiitas visitaron Kerbala en los últimos días. Muchos se encuentran aún en las carreteras y deben atravesar zonas peligrosas, de mayoría sunita, como el “triángulo de la muerte”, al sur de Bagdad.

Asimismo, un convoy del ministerio de Agricultura fue ametrallado el lunes por hombres armados, que mataron a un guardia e hirieron a otro en el centro de Bagdad, donde los estadounidenses siguen aumentando su presencia en el marco del plan de seguridad “Fardh al Qanoon” (Imponer la ley), iniciado el 14 de febrero.

La violencia también se cobró este lunes las vidas de cuatro iraquíes en varias partes del país, mientras que el ejército estadounidense anunció la muerte de cinco de sus militares, el domingo.

Además, al menos 17 personas resultaron heridas en un atentado suicida con coche bomba ocurrido a última hora del lunes por la tarde en un puesto de control en Ramadi (oeste), la capital de la provincia de Al Anbar, principal centro de la insurrección sunita en Irak.

No obstante, en su esfuerzo por acabar con la violencia en Bagdad, las fuerzas estadounidenses-iraquíes establecieron en toda la ciudad 23 puestos de policía conjuntos.

Hasta ahora, los militares estadounidenses sólo estaban en bases fortificadas situadas en las periferias de Bagdad.

En esa ciudad, unos 90.000 hombres, entre estadounidenses e iraquíes, están siendo desplegados paulatinamente.

Unos 17.500 soldados estadounidenses se están desplegando como refuerzo en la capital y otros 4.000 en la provincia rebelde sunita de Al Anbar (oeste).

Por otra parte, Bush autorizó el envío de otros 2.400 soldados para ocuparse de la logística y de 2.200 policías militares adicionales.

Sin embargo, los expertos del Pentágono empiezan a preparar una estrategia de retirada gradual de las tropas norteamericanas de Irak en caso de que fracase la actual política de refuerzo de su presencia militar en el país, según publicó el diario Los Angeles Times.

En el terreno político, el presidente estadounidense, George W. Bush, quien actualmente realiza una gira por América Latina, presionó a Irán y Siria para que tomen medidas, tras la conferencia internacional sobre la seguridad en Irak que se celebró en Bagdad el sábado.

“Si realmente quieren ayudar a estabilizar a Irak, hay cosas que ellos pueden hacer, como cortar el flujo de armas y/o el flujo de kamikazes hacia Irak”, afirmó Bush el lunes durante su visita a Colombia.

también te puede interesar