Internacionales

Coche bomba deja 20 muertos en Irak

Bagdad – Un atacante suicida detonó el sábado un coche bomba en un bastión de los milicianos chiíes en Bagdad, dejando al menos 20 muertos, mientras enviados internacionales se reunían en la capital iraquí para analizar la forma de estabilizar al país

Coche bomba en Irak
Una explosión de un coche bomba causó la muerte de al menos cinco personas y dejó heridas a otras 10 cuando explotó el sábado cerca de una ruta principal en el este de Bagdad, dijo la policía. La bomba detonada a control remoto afectó a civiles del distrito chiíta de la ciudad de Sadr, a varias millas del centro de la ciudad, donde se había incrementado la seguridad debido a una reunión de funcionarios internacionales, para una conferencia en Irak. | Reuters

Redacción Central |

Bagdad – Un atacante suicida detonó el sábado un coche bomba en un bastión de los milicianos chiíes en Bagdad, dejando al menos 20 muertos, mientras enviados internacionales se reunían en la capital iraquí para analizar la forma de estabilizar al país

La bomba estalló junto a una patrulla iraquí al mediodía en Ciudad Sadr y esparció escombros en un radio de cientos de metros, dijeron algunos testigos.

Un reportero de The Associated Press que viajaba con una patrulla militar por una zona cercana dijo que la explosión esparció metralla hasta una comisaría conjunta iraquí-estadounidense situada a 300 metros de distancia. Parte del parabrisas del automóvil cayó en la entrada de la comisaría.

Funcionarios del ejército de Estados Unidos destacados en el área dijeron que 20 personas fueron asesinadas en el ataque. La policía iraquí indicó que hasta 48 personas resultaron heridas.

Posteriormente un minibús yacía en la escena del atentado, con las ventanas rotas. En el suelo junto a él estaba un tocado árabe bañado en sangre.

Con una población de 2,5 personas, Ciudad Sadr es el bastión de los milicianos y seguidores del clérigo islamista Muqtada al-Sadr. Su Ejército de el-Mahdí se ha retirado de las calles en las últimas semanas ante la ofensiva de seguridad iniciada por Estados Unidos y debido a las presiones del primer ministro Nuri al-Maliki.

Horas antes, las fuerzas especiales iraquíes respaldadas por soldados estadounidenses detuvieron a seis sospechosos de pertenecer al Ejército de el-Mahdí, dijo el alto mando en una declaración.

Los detenidos fueron acusados de coordinar y realizar secuestros y asesinatos de civiles iraquíes, agregó el parte.

En el centro de Bagdad, dos proyectiles de mortero cayeron cerca del Ministerio de Relaciones Exteriores iraquí, donde tiene lugar una conferencia internacional sobre cómo acallar la violencia y respaldar al gobierno de Irak. No hubo informaciones de heridos, aunque del lugar se elevó una columna de humo.

Mientras tanto, las autoridades iraquíes dijeron que tienen detenido a un importante funcionario de al-Qaida, aunque no es Abu Omar al-Baghdadi, que creían haber capturado la víspera.

“Tras una investigación preliminar, quedó demostrado que el detenido de al-Qaida no era Abu Omar al-Baghdadi, sino otro importante funcionario de al-Qaida”, dijo el general de brigada Qassim al-Musawi, un vocero militar iraquí.

“Continúan los interrogatorios e investigaciones para obtener más información”, agregó.

Al-Musawi no quiso dar el sábado la identidad del detenido.

también te puede interesar