Internacionales

Vicepresidente iraquí levemente herido en atentado

Bagdad – Uno de los vicepresidentes iraquíes resultó levemente herido el lunes por el estallido de una bomba que mató a 10 personas en las oficinas municipales donde él ofrecía un discurso

Ministerio de Tareas Púbicas en Bagdad
Las fuerzas de seguridad resguardan la entrada del Ministerio de Tareas Púbicas en Bagdad, después de que explotara un coche bomba cuando el vicepresidente, Adel Abdul Mahdi, se encontraba en su interior. Al menos 4 personas murieron y otras 26 resultaron heridas, incluyendo Adel Abdul Mahdi. | EFE

Redacción Central |

Bagdad – Uno de los vicepresidentes iraquíes resultó levemente herido el lunes por el estallido de una bomba que mató a 10 personas en las oficinas municipales donde él ofrecía un discurso

Fuera de la capital, un vehículo cargado con explosivos estalló frente a un puesto policial en Ramadi, matando a por lo menos 13 personas y dejando heridas a 10, informó la policía. Fue la segunda bomba que estalla en la volátil provincia de Anbar en menos de una semana. El sábado, en Habaniya, al este de Ramadi, un camión cargado de dinamita estalló frente a una mezquita, dejando más de 50 muertos.

La fuerza de la explosión en Bagdad derribó al piso a Adel Abdul-Mahdi, que sufrió algunas hematomas con la caída y fue hospitalizado para que le efectuaran exámenes médicos, expresó uno de sus allegados.

La policía dijo en un principio que la detonación había sido provocada por un coche-bomba, pero después manifestó que los explosivos al parecer fueron colocados dentro del edificio.

El ataque dejó en evidencia que los milicianos suníes pueden atacar donde quieren, a pesar del amplio operativo de seguridad que implementan las fuerzas estadounidenses e iraquíes en la capital.

Los iraquíes también esperaban desde la vecina Jordania noticias sobre su presidente, Jalal Talabani, que era atendido después de quedar inconsciente el domingo. Su hijo, Qubad Talabani, atribuyó la situación a la fatiga y el cansancio del líder de 73 años.

El embajador iraquí en Jordania, Saad al-Hayyani, dijo a la AP que Talabani estaba estable en un hospital de Amán.

La bomba estalló cuando Abdul-Mahdi, de la etnia chií, ofrecía un discurso ante empleados municipales en el distrito de Mansour, donde están numerosas embajadas.

Adbul-Mahdi es uno de los dos vicepresidentes del país. El otro, Tariq al-Hashemi, es suní.

Al menos 10 personas murieron y 18 resultaron heridas en la explosión, dijo la policía. Otra detonación anterior mató a por lo menos tres policías en un área diferente de Bagdad.

Un empleado público, Tagrid Ali, dijo que estaba escuchando el discurso del vicepresidente. “Luego escuché una gran explosión”, sostuvo. “Caí al piso y todo el lugar se llenó de humo negro”.

Los soldados iraquíes y estadounidenses acordonaron el área y equipos de detección de explosivos requisaron el edificio.

“La agresión de hoy en su contra es una prueba más que estos grupos están haciendo todo lo que pueden para destruir la unidad iraquí”, dijo un mensaje al vicepresidente de Abdul-Aziz al-Hakim, que lidera el grupo político chií más numeroso.

En Ramadi, el conductor del vehículo intentó pasar por un puesto de control frente al cuartel de Warar en el centro de la ciudad, pero estalló cuando los guardias le dispararon.

Por lo menos tres policías y 10 civiles murieron, y entre los heridos había tres mujeres, tres niños y seis hombres, dijeron las autoridades.

El líder de una poderosa milicia chií, el clérigo radical Muqtada al-Sadr, denunció el domingo que el operativo de seguridad que se implementa en Bagdad no ha logrado frenar los ataques dinamiteros que apuntan principalmente a civiles chiíes.

Al-Hashemi, el vicepresidente suní, dijo a la AP que el plan de seguridad no trataba a todos los grupos de la misma manera, una aparente referencia a las quejas de los suníes de que enfrentan la mayor presión y atención.

“Hasta ahora no se han observado los procedimientos legales”, expresó en una entrevista. “Los derechos humanos de los iraquíes no han sido respetados como deberían” haberse respetado.

Por otra parte, las fuerzas extranjeras y de Irak confiscaron en la provincia de Diyala, al noreste de Bagdad, un importante arsenal de armas que incluía partes de bombas para colocar en las carreteras, al parecer provenientes de Irán.

Funcionarios militares dijeron a la AP que el arsenal descubierto el sábado es uno de los más grandes encontrados en la capital iraquí.

también te puede interesar