Internacionales

Rigoberta Menchú aspira a crear “un nuevo rumbo” para Guatemala

Rigoberta Menchú, que será candidata a la Presidencia de Guatemala en las elecciones de septiembre próximo, dijo que la labor política a la que aspira quizás no se pueda hacer en un sólo periodo de gobierno pero sí abrirá “una brecha hacia un nuevo rumbo” del país

Rigoberta Menchú y Trinidad Jiménez
La premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú (izq.), en Madrid durante su reunión con la secretaria de Estado española para Iberoamérica, Trinidad Jiménez. Menchú afirmó aspirar a crear 'un nuevo rumbo' para Guatemala como candidata a la Presidencia del país. | EFE

Redacción Central |

Rigoberta Menchú, que será candidata a la Presidencia de Guatemala en las elecciones de septiembre próximo, dijo que la labor política a la que aspira quizás no se pueda hacer en un sólo periodo de gobierno pero sí abrirá “una brecha hacia un nuevo rumbo” del país

La indigenista, premio Nobel de la Paz, se entrevistó hoy con la secretaria de Estado española para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, poco después de llegar a Madrid, donde recibirá el martes un premio.

Al término de la cita con Jiménez, Menchú dijo a un grupo de periodistas que está a la expectativa “del apoyo y la solidaridad” que le puedan prestar los españoles a ella y al pueblo de Guatemala “en la esperanza de futuro que se jugará en las elecciones”.

Menchú se presentará a los comicios presidenciales como candidata del partido Encuentro por Guatemala (EG), fundado por la diputada izquierdista Nineth Montenegro.

El Tribunal Supremo Electoral de Guatemala convocará en mayo los comicios para una fecha aún no establecida de septiembre próximo.

La indigenista aseguró que la participación de EG en el proceso electoral supone un cambio en el esquema tradicional de los partidos en Guatemala, “en el que (los políticos) se sientan a esperar que los ciudadanos voten por ellos sin mirar ni siquiera un poco los problemas nacionales”.

El esquema cambia también, dijo Menchú, porque se trata de “un pacto de mujeres”, junto con Nineth Montenegro, en virtud del cual deberán garantizar “una participación joven en el gobierno; un número extraordinario de nuevos diputados procedentes de la sociedad más sacrificada”.

La futura candidata aseguró que para su campaña buscarán entre los líderes comunitarios gente joven necesaria para “renovar” el Congreso y la Administración Pública.

Menchú afirmó que entre los líderes de las comunidades hay “gente capaz, que conoce el país y su población, y que a la vez son conocidos por la gente”.

“Se trata de oxigenar el país”, dijo Menchú, y agregó que Guatemala está ahora “cosechando los últimos diez años de paz firme y duradera”.

La que será candidata a la Presidencia dijo que un Gobierno del Encuentro por Guatemala “no podría ser insensible ante el hambre, la pobreza, la falta de trabajo y de participación, ante el desprecio a los pobres…”.

Según Menchú, Guatemala necesita perfilar una “economía solidaria que le permita a la gente tener dignidad y que pueda participar en su propio desarrollo”.

Sin embargo, la líder indigenista reconoció en la impunidad, la corrupción y el narcotráfico “el punto más horrible, el que nos tiene crucificados a los guatemaltecos”, un problema que -dijo- hace pensar en que “existe un Estado dentro del Estado”.

Son organizaciones que se han “incrustado” en las instituciones estratégicas del Estado, para cuya “limpieza” se necesitará “una alianza muy fuerte”, dijo la indigenista.

Rigoberta Menchú también reconoció que sabe “en qué terreno nos movemos” al referirse al crimen organizado en Guatemala, “que no deja funcionar el Estado y mantiene la impunidad”.

Y añadió: “Es peligrosísimo para cualquiera de nosotros; no ignoramos que corremos riesgo en este escenario político”.

Trinidad Jiménez, por su parte, aseguró que el hecho de que Menchú se presente a las elecciones no sólo es “un signo de madurez política” de Guatemala, sino también de consolidación de la democracia.

Menchú recogerá en Madrid un premio que le ha concedido “El Club de las 25”, un colectivo formado por periodistas, empresarias, políticas, profesoras universitarias, escritoras y mujeres de otros ámbitos,que pretenden “crear nuevas perspectivas y posibilidades que sirvan para afianzar la posición de la mujer en el mundo actual”.

La premio Nobel de la Paz de 1992 y el juez de la Audiencia Nacional española Santiago Pedraz han sido distinguidos con el premio del Club de las 25 “por su importancia en la investigación del genocidio guatemalteco”.

también te puede interesar