Internacionales

Desastres naturales acaparan atención en Bolivia

La Paz – Los desastres naturales y sus consecuencias humanas y económicas para la población han marcado el pulso esta semana en Bolivia, donde el gobierno libra una larga lucha contra las inclemencias del fenómeno climatológico El Niño

Desastres naturales en Bolivia
Una mujer cuida su casa, después de las inundaciones en Bolivia, causadas por el fenómeno climático de "El Niño" que afectan la región amazónica de Beni. | EFE

Redacción Central |

La Paz – Los desastres naturales y sus consecuencias humanas y económicas para la población han marcado el pulso esta semana en Bolivia, donde el gobierno libra una larga lucha contra las inclemencias del fenómeno climatológico El Niño

Desde que comenzaron las intensas lluvias a mediados de noviembre asociadas al evento climatológico, en la nación andina han perecido 35 personas, se cifran en una veintena los desaparecidos y en más de 70 mil las familias afectadas.

El gobierno, que decretó el estado de emergencia nacional desde mediados de enero, no escatima esfuerzos para socorrer a las víctimas de las intensas lluvias, inundaciones, desbordes de ríos y heladas que señorean en ocho de los nueve departamentos del país.

Mediante decreto, el ejecutivo creó un Centro de Opresiones de Desastres ubicado en la beniana provincia de Trinidad, encargado de coordinar las labores de auxilio y atención a las personas y zonas afectas.

El viceministro de Defensa Civil, Hernán Tuco, declaró a Prensa Latina que el Estado mantendrá la entrega periódica de ayuda humanitaria a las 70 mil familias afectadas para evitar mayores pérdidas humanas.

Para este propósito, el gobierno creó albergues de refugiados donde garantiza alimentación y atención medica.

El funcionario apuntó como fundamental la colaboración de los médicos cubanos, quienes atienden a los damnificados en campamentos instalados en ocho departamentos de la nación andina.

La mayoría de las instituciones del país se enfrascan en conformar planes o crear mecanismos que ayuden a paliar los efectos de los desastres naturales sobre la población y la economía.

La Cámara de Diputados boliviana pidió al Senado convocar a sesión de emergencia para sancionar un proyecto de Ley de Declaratoria de Emergencias Departamentales, a fin de atender a los damnificados.

En tanto, la Sociedad de la Cruz Roja boliviana se declaró en alerta ante el temor de que se agrave aún más la situación sanitaria y social del país.

La sede de la institución en La Paz, a través de su Unidad Nacional de Socorro y Desastres, alertó y movilizó a sus filiales en todo el país para que evalúen la situación en cada departamento.

El presidente de la Cruz Roja Boliviana, Abel Peña y Lillo, explicó que la sociedad recibió solicitudes de diferentes regiones que requieren de alimentos, medicamentos, vituallas y albergues temporales.

Por su parte, varios países y organismos internacionales y subregionales continúan enviado ayuda humanitaria y han abierto líneas de créditos al gobierno boliviano para que enfrente las consecuencias de los desastres.

En uno de los recorridos por las zonas siniestradas, el presidente Evo Morales agradeció tal ayuda y anunció la liberación de nuevos fondos estatales para socorrer a los damnificados.

Sigue llegando la ayuda internacional y también estamos movilizando recursos del Tesoro General de la Nación, apuntó Morales luego de asegurar que su gobierno no abandonará a los damnificados.

también te puede interesar