Internacionales

EEUU aumenta la presión y toma iniciativas contra programa nuclear iraní

Washington – Estados Unidos aumentó la presión contra el programa nuclear de Irán el viernes, al pedir el endurecimiento de las sanciones en la ONU, mientras el vicepresidente Dick Cheney blandía otra vez la amenaza de una acción militar en el caso de que fracase la diplomacia

Dick Cheney
El vicepresidente estadounidense Dick Cheney gesticula durante una vistia a Victoria Barracks en Sydney, el 23 de febrero de 2007. Estados Unidos aumentó la presión contra el programa nuclear de Irán ese día, al pedir el endurecimiento de las sanciones en la ONU, mientras el vicepresidente Cheney blandía otra vez la amenaza de una acción militar en el caso de que fracase la diplomacia. | AFP

Redacción Central |

Washington – Estados Unidos aumentó la presión contra el programa nuclear de Irán el viernes, al pedir el endurecimiento de las sanciones en la ONU, mientras el vicepresidente Dick Cheney blandía otra vez la amenaza de una acción militar en el caso de que fracase la diplomacia

Washington alzó el tono un día después de que la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) publicara un informe que certifica que la República Islámica no sólo no suspendió su programa de enriquecimiento de uranio sino que lo desarrolló, desafiando las exigencias del Consejo de Seguridad de la ONU que le había dado de plazo hasta esta semana para ponerle fin.

En una entrevista concedida a la cadena de televisión ABC, Cheney se negó a descartar la opción militar y afirmó que Estados Unidos haría “todo lo necesario” para impedir que Irán se dote de armas nucleares.

“Todas las opciones están sobre el tapete”, respondió Cheney a la pregunta de si la opción militar era realista.

“Un Irán dotado de armas nucleares no es una perspectiva muy agradable para nadie”, declaró el vicepresidente desde Australia, donde se encuentra de visita.

Por su parte, la secretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rice dijo el viernes tener esperanzas de que Rusia apoye una segunda resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que imponga más sanciones a Irán para forzarlo a poner fin a su programa nuclear, tras conversar con su par ruso en Berlín el jueves.

“No quiero hablar por mi colega ruso, pero (…) esperamos continuar buscando un camino en el Consejo de Seguridad así como buscar un camino que esperamos lleve a negociaciones”, dijo Rice durante su visita a Ottawa.

Pero sobre una posible intervención militar estadounidense en Irán, Rice dijo que “hemos dejado en claro que estamos en una vía diplomática, que creemos que la vía diplomática puede tener éxito si la comunidad internacional permanece unida y confronta a Irán con las consecuencias de su continuo desafío”.

“Hemos, con nuestros socios de la Unión Europea, Rusia y China, presentado una propuesta para extender la cooperación política y económica con Irán en un proceso negociado, y mantenemos la esperanza de que Irán tomará ese camino en lugar de la confrontación”.

Las seis superpotencias implicadas en las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán se reunirán el lunes para examinar esta cuestión, pues persisten las sospechas de que Teherán pueda tratar de dotarse de armas nucleares, anunció el jueves el Departamento de Estado norteamericano.

Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña quieren reforzar las sanciones del Consejo de Seguridad, mientras que Alemania, China y Rusia defienden posiciones más conciliatorias.

El portavoz de la Casa Blanca Tony Fratto estimó que a Washington le interesaría la adopción de una segunda resolución sobre Irán y mencionó la posibilidad de que el Consejo de Seguridad se reúna la próxima semana para abordar este tema.

El Consejo de Seguridad debe estar listo para tomar “nuevas medidas” contra Irán por su actitud “inaceptable” en el tema nuclear, dijo el viernes una diplomática estadounidense.

“La amenaza que suponen las armas de destrucción masiva en manos de los terroristas o de Estados patanes es uno de los peligros más grandes que enfrenta el planeta”, dijo la diplomática Jackie Sanders, en un debate público en el Consejo de Seguridad.

No obstante, Irán ha negado en todo momento que tenga la intención de fabricar armas nucleares y ha rechazado las acusaciones que lo vinculan con la insurgencia iraquí.

El presidente George W. Bush, el secretario de Defensa Robert Gates y otros funcionarios estadounidenses han insistido en que Estados Unidos no planea declarar la guerra a Irán.

Pero la inquietud ante esta perspectiva ha aumentado con el envío de dos portaaviones a la región del Golfo, en la costa suroeste de Irán, lo que representa el mayor despliegue naval en esa zona desde la invasión de Irak en 2003.

también te puede interesar