Internacionales

Evo Morales anuncia revolución profunda y pacífica en Bolivia

La Paz – El presidente boliviano, Evo Morales, afirmó que su gobierno continuará apostando por una revolución profunda, pacífica y democrática, a favor de los más desposeídos

Redacción Central |

La Paz – El presidente boliviano, Evo Morales, afirmó que su gobierno continuará apostando por una revolución profunda, pacífica y democrática, a favor de los más desposeídos

Vamos a continuar con el proceso de cambios y con todos nuestros planes de desarrollo social, apuntó el mandatario este jueves durante un encuentro con la prensa internacional en el Palacio de Gobierno.

Señaló que la Asamblea Constituyente será la encargada de fijar la refundación nacional y de dotar al Estado de una nueva herramienta política “para que en Bolivia se acabe la discriminación, el robo y el desprecio sufrido por los pueblos indígenas”.

En el tema de los cooperativistas mineros en huelga desde hace varias semanas contra el gobierno, el mandatario señaló que estos son víctimas de la mala información y la manipulación de algunos sectores opuestos al ejecutivo.

Indicó que, más allá de reivindicaciones sociales, en las acciones de los obreros se aprecia un trasfondo político.

Morales refirió que muchos de estos trabajadores no se dan cuenta que en realidad son esclavos, y que su gobierno quiere verdaderos cooperativistas, sin patrones, todos con los mismo derechos y deberes.

Estamos dispuestos a seguir mejorando las condiciones del sector y a hacer respetar los derechos de los cooperativistas, afirmó.

Asimismo, apuntó que el gobierno no va a retroceder en las nacionalizaciones realizadas en Huanuni y otros lugares, y se comprometió a garantizarle trabajo a los que quedaron sin contenido luego de algunos procesos de estatización de yacimientos.

Anunció que se planea hacer una nueva empresa de explotación, a partir de una inversión de 20 millones de dólares, que será fuente de trabajo de los que aún no han podido acceder a un puesto.

Reconoció que hay descontentos en el gremio, pero “sólo algunos pocos grupos que se está dejando manipular por los sectores de derecha opuestos a nuestras políticas de cambios”, advirtió.

En el caso de las amenazas de demanda por parte de la empresa suiza Glencore, ex propietaria de la fundición de Vinto recientemente nacionalizada, Morales señaló que son públicos los negocios turbios de la compañía con el ex presidente Gonzalo Sánchez.

Recordó que la empresa adquirió la fundición a un precio de 10 millones de dólares, muy por debajo de su precio, y sin tener en cuenta las largas luchas de los obreros y el pueblo boliviano para tener una procesadora del mineral en suelo nacional.

Refirió que la empresa suiza ganaba nueve millones de dólares al año, por sólo dos el Estado, y que esta no invirtió ni un dólar en la modernización de la planta, donde permanecen los mismo hornos y demás equipos de hace medio siglo.

Si ellos demuestran fehacientemente que han puesto dinero en mejorar tecnológicamente la fundición, nosotros los vamos a indemnizar, se comprometió el mandatario.

Pero si no -aclaró- son ellos los que nos tienen que resarcir a nosotros.

De las inciertas negociaciones con la india Jindal Steel para la explotación conjunta de un yacimiento de hierro, dijo que las pláticas se han demorado porque se están cuidando los intereses del Estado y del pueblo.

En cuanto a las presuntas implicaciones del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) con la organización terrorista española ETA, Morales negó rotundamente cualquier vinculación, y calificó a las acusaciones de aviesas y mal intencionadas.

también te puede interesar