Internacionales

Canciller colombiana asegura que no renunciará a su cargo

Pese a la detención de su hermano y al proceso que este viernes se abrió en contra de su padre, en el marco del escándalo de la “parapolítica”, la canciller Araújo aseguró que no dimitirá a su cargo, y el presidente Álvaro Uribe la respaldó

María Consuelo Araújo y Wu Chang Sheng
La canciller colombiana, María Consuelo Araújo junto al embajador de China Wu Chang Sheng en Bogotá. | AP

Redacción Central |

Pese a la detención de su hermano y al proceso que este viernes se abrió en contra de su padre, en el marco del escándalo de la “parapolítica”, la canciller Araújo aseguró que no dimitirá a su cargo, y el presidente Álvaro Uribe la respaldó

La canciller colombiana, María Consuelo Araújo, anunció este viernes que no renunciará a su cargo, pese a la detención a su hermano, el senador Álvaro Araújo, por sus presuntos nexos con el paramilitarismo y por la investigación que se le sigue a su padre por presunta responsabilidad en un secuestro.

Araújo aseguró que ” respeta” y “acata” las decisiones de la justicia colombiana, pero que no dimitiría a su cargo frente a la cartera de Asuntos Exteriores de Colombia.

“Es un momento difícil para mí, pero como lo he hecho siempre en mi vida pública, voy a seguir trabajando con eficacia, con honradez con resultados y con alegría”, manifestó la ministra en un breve comunicado de prensa publicado en la página web de la cancillería de Colombia.

“El país necesita que trabajemos y así lo seguiremos haciendo”, añadió la funcionaria que lleva seis meses al frente de la cancillería.

Por su parte, el presidente de Colombia, Álvaro Uribe expresó su respaldo a la ministra de Relaciones Exteriores y aseguró que no va a “sacrificar” a un funcionario que ha hecho bien su trabajo, “por salvar apariencias”.

“Aquí lo que hay que mirar es lo que la señora ministra representa en su propia persona (…) Uno por salvar apariencias, por el qué dirán, no puede ocultar lo que ha sido esta tragedia colombiana, que ha hecho tanto daño en tantas familias. Y no puede salir, simplemente, por salvar apariencias, a sacrificar a una compatriota que lo ha hecho bien”, manifestó Uribe.

El Jefe de Estado colombiano se declaró respetuoso de la orden dada por la Corte Suprema de Justicia de detener la noche del jueves a seis congresistas del oficialismo, en el marco de la investigación que les sigue por sus supuestas relaciones con los grupos de ultraderecha colombiana.

Uribe insistió en que cada congresista vinculado a procesos judiciales deberá responder “individualmente” e indicó que “hay que separar las instituciones de sus integrantes”.

En este sentido, la canciller informó que la noche del jueves, cuando fue detenido su hermano, Uribe se había comunicado con ella para expresarle su apoyo.

El hermano de la funcionaria, el senador colombiano Álvaro Araújo, fue detenido la noche del jueves, junto a los cinco congresistas Mauricio Pimiento, Dieb Maloof, Luis Eduardo Vives, Alfonso Campo Escobar y Jorge Luis Caballero, luego que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Colombia, ordenara su captura.

Este viernes, la CSJ también pidió a la la Fiscalía investigar al padre de la canciller colombiana, Álvaro Araújo Noguera, por presunto secuestro.

El presidente de la sala penal de la Corte, Alfredo Gómez, indicó que ya fueron enviadas a la Fiscalía las pruebas que tiene ese tribunal para que investigue a al padre y al hermano de la ministra de Relaciones Exteriores.

“Existen indicios que los vinculan con un caso de secuestro” indicó el magistrado.

Amenazas

Entre tanto, la Corte Suprema de Justicia de Colombia denunció este viernes amenazas de muerte contra el magistrado Yesid Ramírez, quien en su calidad de presidente del alto tribunal firmó algunas de las medidas dirigidas a investigar a los parlamentarios, informó el presidente de la sala penal de la Corte, Alfredo Gómez. .

El escándalo por la “parapolítica” se desató en noviembre de 2006, cuando la CSJ ordenó la detención, sin beneficio de excarcelación, de los parlamentarios oficialistas Álvaro García, Jairo Merlano y Erick Morris.

La polémica se agudizó cuando el senador oficialista Miguel de la Espriella declaró en noviembre de 2006 que varios congresistas del norte colombiano habían pactado en el año 2001 con paramilitares la creación de un movimiento para difundir y apoyar los ideales de los ultraderechistas.

En medio de estos escándalos que vinculan a altos funcionarios del gobierno de Uribe, la oposición colombiana pidió la renuncia de la canciller, cuyo hermano está detenido por presuntas vinculaciones con grupos paramilitares. Sin embargo, la funcionaria no dimitirá de su cargo.

también te puede interesar