Internacionales

Agentes de la CIA, a juicio por secuestro en Italia

Milán – Un juez de Milán ordenó el viernes que 26 estadounidenses, que se cree que en su mayoría son agentes de la CIA, sean sometidos a juicio junto a espías italianos por secuestrar a un clérigo musulmán en el 2003 y llevarlo a Egipto, donde afirma que fue torturado.

Redacción Central |

Milán – Un juez de Milán ordenó el viernes que 26 estadounidenses, que se cree que en su mayoría son agentes de la CIA, sean sometidos a juicio junto a espías italianos por secuestrar a un clérigo musulmán en el 2003 y llevarlo a Egipto, donde afirma que fue torturado.

Entre los imputados se encuentran los ex titulares de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) en Roma y Milán, y el ex líder de la agencia de inteligencia militar italiana SISMI, Nicolo Pollari, dijeron los abogados defensores.

El juicio, que comenzará el 8 de junio, será el primer caso penal en el mundo sobre las “entregas extraordinarias,” uno de los aspectos más controvertidos de la guerra.

Más allá de avergonzar a Washington, el caso también amenaza con poner al gobierno italiano en contra del sistema judicial independiente, en una batalla por proteger secretos de Estado.

Washington reconoce las transferencias de sospechosos de terrorismo a terceros países, pero niega el uso o autorización de la tortura y se cree que no entregará a sus agentes para enjuiciarlos.

El fiscal Armando Spataro criticó el viernes el “silencio del actual gobierno” por no poder explicar por qué aún no ha enviado sus pedidos de extradición a los estadounidenses.

Hassan Mustafa Osama Nasr fue secuestrado en una calle de Milán en febrero del 2003 y llevado a una base militar desde donde se lo lo trasladó, vía Alemania, a Egipto.

“Me redujeron a restos de ser humano,” dijo a la agencia de noticias ANSA tras su liberación, el domingo. En otra entrevista, esta semana, aseguró que apenas podía caminar: “Me reventaron los riñones.”

CONTRAGOLPE EUROPEO

El caso ha sido seguido de cerca en Europa.

El Parlamento Europeo aprobó el miércoles un informe que dice que gobiernos de la región ayudaron a esconder las transferencias secretas de sospechosos de terrorismo por parte de Estados Unidos.

El mes pasado una corte de Munich emitió pedidos de arresto para 13 supuestos agentes de la CIA, acusados de secuestrar a un alemán, descendiente de libaneses, y trasladarlo a una prisión en Afganistán, en donde también dijo que fue torturado.

Roma no reconoce participación alguna en el secuestro, pero el antecesor de Pollari aseveró que el entonces jefe de la CIA en la ciudad, Jeff Castelli, había planteado la posibilidad de entregas extraordinarias en Italia, días después de los ataques del 11 de septiembre del 2001.

Un oficial de la policía italiana, que aceptó una condena de 21 meses en la cárcel en lugar de arriesgarse a una sentencia más dura en caso de ir a juicio, ha reconocido que ayudó a la CIA a atrapar a Nasr.

Pero afirma que el jefe de la estación de la CIA en Milán en ese momento, Robert Lady, le dijo que el propósito era reclutar al imán como informante, no secuestrarlo. Tanto Lady como Castelli han sido imputados.

El primer ministro, Romano Prodi, enfureció a sus aliados de izquierda al optar por mantener clasificados los documentos relativos al caso.

también te puede interesar