Internacionales

A pesar de ofensiva continúa la violencia en Bagdad

Bagdad – Las fuerzas iraquíes y estadounidenses extendieron el jueves sus operaciones de seguridad al sur de Bagdad, pero los guerrilleros sunís detonaron vehículos cargados de explosivos y mataron por lo menos a siete personas

Harry Reid
El líder de la mayoría demócrata del Senado de Estados Unidos, Harry Reid, anunció hoy que insistirá este sábado en que se debata una iniciativa que rechaza el envío de más tropas a Irak propuesto por la Casa Blanca. En la imagen, los dirigentes de la mayoría demócrata del Senado de los EEUU, (izq.-dcha.): Charles Schumer, Harry Reid y Richard Durbin, durante una rueda de prensa hoy en el Capitolio de Washington. | EFE

Redacción Central |

Bagdad – Las fuerzas iraquíes y estadounidenses extendieron el jueves sus operaciones de seguridad al sur de Bagdad, pero los guerrilleros sunís detonaron vehículos cargados de explosivos y mataron por lo menos a siete personas

Mientras tanto, los soldados británicos aislaron la ciudad meridional de Basora y cerraron dos cruces fronterizos iraníes para acabar con el contrabando de armas que según Estados Unidos proceden de Irán.

El viernes por la madrugada, el dirigente de al-Qaida en Irak resultó herido y uno de sus colaboradores murió en un choque con fuerzas iraquíes al norte de Bagdad, dijo el portavoz del ministerio del Interior.

El enfrentamiento se produjo cerca de Balad, una gran base estadounidense 80 kilómetros al norte de la capital, dijo el brigadier general Abdul-Karim Jalaf.

Jalaf dijo que el dirigente de al-Qaida en Irak Abu Ayyub al-Masri resultó herido y su colaborador, identificado como Abu Abdullah al-Majemaai, murió. No aclaró cómo se enteraron las fuerzas iraquíes del incidente, sobre el cual no hubo declaraciones por parte de las autoridades estadounidenses.

El viceministro del Interior, Hussein Ali Kamal, dijo carecer de información sobre el enfrentamiento o la participación de al-Masri.

Al-Masri asumió la conducción de al-Qaida en Irak después de la muerte de su líder carismático Abu Musab al-Zarqawi en una incursión aérea estadounidense sobre la provincia de Diyala, al noreste de Bagdad, en junio pasado.

El jueves, las fuerzas conjuntas entraron en el barrio meridional capitalino de Dora protegidos por varios helicópteros, en el segundo día de la operación, según los funcionarios iraquíes. Las fuerzas estadounidenses registraron el miércoles tres zonas chiíes, pero encontraron escasa resistencia en su batida casa por casa.

El Ministerio del Interior indicó además que las fuerzas iraquíes barrieron cuatro distritos de la capital, tanto sunís como chiíes, poco después del amanecer y confiscaron armas y municiones.

Pese a las redadas, fueron detonados dos vehículos cargados de explosivos en Dora, matando por lo menos a cuatro civiles e hiriendo a 15, según la policía.

Las detonaciones ocurrieron a unos 80 metros de un puesto de control iraquí cuando pasaban varias patrullas, aunque no hubo ni muertos ni heridos entre los soldados iraquíes.

Posteriormente, un carro-bomba fue detonado en el noreste de Bagdad, en el distrito de Ciudad Sadr, que mató a tres personas e hirió a otras 17, según la policía.

Además, un infante de marina estadounidense murió en combate en la provincia occidental iraquí de Al-Anbar, anunció el jueves el alto mando.

El soldado murió el miércoles en un tiroteo ocurrido en un bastión suní.

El parte militar indicó que la identidad del soldado no fue difundida hasta que sean comunicados sus familiares.

Por lo menos 3.133 militares estadounidenses han muerto desde el comienzo de la guerra en Irak en marzo del 2003, según el recuento de The Associated Press.

Otro vehículo cargado de explosivos fue detonado en el distrito suní de Jamiaa, en la parte occidental de Bagdad. Resultaron heridos dos soldados, y hubo enfrentamientos en otras zonas sunís que se saldaron con la detención de cuatro sospechosos, dijo la policía.

En el sur de Irak, las fuerzas de seguridad cerraron los cruces fronterizos de al-Shib y Shalamshen y ampliaron el patrullaje de las zonas costeras para vigilar el tránsito marítimo en el sur de Irak, indicó una declaración. Las autoridades establecieron además retenes de control en torno a Basora, la segunda ciudad iraquí situada a 550 kilómetros al sudeste de Bagdad.

Los militares británicos indicaron que la operación durará 72 horas.

El comandante de la operación en Bagdad, el teniente general Abboud Qanbar, indicó además que Irak cerrará su frontera con Siria.

también te puede interesar