Internacionales

Nuevo paso hacia la desnuclearización de península coreana

Beijing – Luego de tres años y medio de arduas negociaciones, las conversaciones a seis bandas sobre la desnuclearización de la península coreana dieron otro paso hacia este objetivo con el firma de otra declaración conjunta

Desnuclearización de península coreana
Las dudas sobre la posibilidad de un acuerdo que permita compensar económicamente a Corea del Norte por abandonar su programa nuclear planearon hoy sobre las negociaciones en Pekín, que cumplieron su cuarto día. En la foto, delegaciones de alto nivel de seis países, Corea del Norte, Corea del Sur, China, Estados Unidos, Rusia y Japón, reunidas en una nueva ronda de negociaciones sobre el programa nuclear de Corea del Norte, en el Pabellón de Invistados de Diaoyutai en Pekín, China. | EFE

Redacción Central |

Beijing – Luego de tres años y medio de arduas negociaciones, las conversaciones a seis bandas sobre la desnuclearización de la península coreana dieron otro paso hacia este objetivo con el firma de otra declaración conjunta

El acuerdo establece que en el plazo de dos meses Pyongyang congelará sus programas nucleares a cambio de asistencia energética en forma de productos petroleros.

Este documento viene a ser algo así como la continuación de otra declaración conjunta acordada el 19 de septiembre de 2005 por los representantes de China, Estados Unidos, Rusia, Japón, Corea del Sur y la República Popular Democrática de Corea (RPDC).

En aquel momento pareció que los negociadores nucleares habían llegado cerca del final del camino, pero la decepción se hizo evidente cuando varios días después Washington aplicó sanciones contra las cuentas de la RPDC en el Banco Delta de Macao.

Para Pyongyang esto era una muestra más de la mortal hostilidad de Estados Unidos hacia el norte de la península, ya que la guerra no terminó en 1953 en un tratado de paz, sino tan sólo en un armisticio.

Es por ello que en noviembre de ese año cuando China, que ha actuado como anfitriona de estos encuentros desde 2003, volvió a convocar a todas las partes a la primera fase de la quinta ronda, la RPDC acudió y se retiró de inmediato como protesta.

Unicamente 13 meses después, gracias a intensas gestiones de la cancillería china, las autoridades norcoreanas, en la persona de su vicecanciller Kim Kye-gwan, representante en estas negociaciones, volvieron a sentarse en la mesa a seis bandas.

Porque realmente los delegados han estado siempre en torno a una mesa de seis lados preparada especialmente para estos encuentros en el complejo de protocolo del gobierno chino en Diaoyutai, en la parte oeste de Beijing.

Pero entre tanto, en julio de 2006 la RPDC realizó ensayos con varios tipos de misiles y el 9 de octubre conmovió a las cancillerías con una prueba nuclear subterránea, para dotarse de un disuasivo frente a las amenazas norteamericanas, según dijo.

Washington movió entonces todos sus recursos políticos, diplomáticos y mediáticos para sancionar a la RPDC, al tiempo que aumentaba su presión militar con incesantes y masivos simulacros de bombardeo aéreo contra el norte de Corea.

Aunque opuesta al ensayo nuclear, China adoptó una actitud favorable al diálogo y gracias a sus gestiones todas las partes volvieron a encontrarse en diciembre pasado en Diaoyutai.

Sin embargo, lo firmado hoy es sólo la fase inicial, pues aún queda un largo camino por delante: Todavía no se ha resuelto una alternativa energética permanente para la RPDC ni se han normalizado las relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

Parece que por el momento no se podrá desmantelar la mesa de seis lados ni enviarla al almacén de Diaoyutai, la cual será testigo de nuevas discusiones en el futuro.

también te puede interesar