Internacionales

Al menos 79 muertos en atentados en dos mercados de Bagdad

Bagdad – Al menos 79 personas murieron y 165 fueron heridas el lunes en dos atentados con bombas en mercados de Bagdad, pese al dispositivo de seguridad de las fuerzas estadounidenses e iraquíes, mientras que dos alemanes siguen desaparecidos desde el martes en Irak

Violencia en Irak
Bomberos iraquíes intentan sofocar el fuego provocado por una de las bombas que estallaron el 12 de febrero de 2007 en el centro de Bagdad. | AFP

Redacción Central |

Bagdad – Al menos 79 personas murieron y 165 fueron heridas el lunes en dos atentados con bombas en mercados de Bagdad, pese al dispositivo de seguridad de las fuerzas estadounidenses e iraquíes, mientras que dos alemanes siguen desaparecidos desde el martes en Irak

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, anunció en Bruselas que dos ciudadanos alemanes desaparecieron el 6 de febrero en Irak, sin precisar su identidad. Steinmeier no descartó que “pudiera tratarse de un secuestro”.

El doble atentado en Bagdad se produjo mientras los chiitas conmemoraban el primer aniversario, según el calendario musulmán, del atentado del 22 de febrero de 2006 en el mausoleo chiita de Samarra, que desencadenó la violencia religiosa en el país.

“El mensaje es claro: quieren continuar la destrucción (…) y provocar la ruptura entre los diferentes componentes de la población iraquí”, declaró a la AFP el general Abdel Karim Jalaf, jefe de operaciones del ministerio de Interior, que subrayó que murieron hombres, mujeres y niños de todas las confesiones religiosas.

Tres coches bomba estallaron hacia las 12H15 (09H15 GMT) cerca de un centro comercial no lejos del mercado de Chorja, el mayor de Bagdad.

Un vehículo fue colocado en el sótano del centro y otros dos, a 200 metros, a ambos lados del edificio, lo que provocó daños en un radio de 700 metros, según el general Jalaf.

Unos 15 minutos después, un artefacto artesanal estalló en medio de un mercado en Haraj, aproximadamente a 1 km al sur.

En Chorja se incendiaron las tiendas del centro comercial de dos plantas, ocupadas por los mayoristas de textiles.

“Mi local se ha quemado totalmente y he perdido 100.000 dólares”, dijo llorando a la AFP el comerciante Mohamed Haida, que lamentó que “la gente del gobierno está tranquila en sus despachos” mientras Bagdad es presa de la violencia.

Horas más tarde, tres sospechosos fueron detenidos en relación con los atentados, anunció el general, que precisó que “dos de ellos son extranjeros no árabes”.

Los hechos se produjeron poco antes de la condena a muerte en la horca del ex vicepresidente iraquí, el sunita Taha Yasin Ramadan, por la ejecución de 148 chiitas en los años 80, sentencia que podría provocar la cólera de los partidarios de este colaborador del ex dictador Sadam Hussein, ejecutado recientemente.

Ramadan, que fue condenado en primera instancia a cadena perpetua en noviembre, puede apelar.

El domingo, Maliki anunció que las fuerzas de seguridad iraquíes acordonarían sus barrios, en el marco de un nuevo plan de seguridad instaurado para pacificar la capital, donde cerca de 17.000 personas murieron en 2006, según la ONU.

“La misión de seguridad será gradualmente más poderosa”, señaló un comunicado del servicio de primer ministro.

El plan de seguridad prevé a corto plazo el despliegue de 85.000 hombres, 50.000 soldados y policías iraquíes y 35.000 soldados norteamericanos.

Por otro lado, el ministerio iraní de Relaciones Exteriores negó este lunes las acusaciones de responsables estadounidenses sobre la utilización por parte de las milicias de Irak de bombas facilitadas por Teherán, y alegó que se trata de una “propaganda inaceptable” estadounidense.

también te puede interesar