Internacionales

Más de 300 víctimas iraquíes durante jornada sangrienta en Bagdad

Bagdad – Más de un centenar de personas murieron y más 200 resultaron heridas en un atentado en Bagdad, mientras que en otras tres ciudades iraquíes fue impuesto el toque de queda ante la creciente inseguridad que vive este país árabe

Violencia en Irak
Explosión de un camión bomba en un concurrido mercado del centro de Bagdad, mientras que una cadena de coches bomba sacudía la ciudad multiétnica de Kirkuk. Un día después de que los servicios de inteligencia de Estados Unidos dijeran que había elementos que permitían calificar el conflicto en Irak de guerra civil, el principal clérigo chiíta del país pidió de nuevo a los iraquíes que rechacen la violencia. | Reuters

Redacción Central |

Bagdad – Más de un centenar de personas murieron y más 200 resultaron heridas en un atentado en Bagdad, mientras que en otras tres ciudades iraquíes fue impuesto el toque de queda ante la creciente inseguridad que vive este país árabe

El ataque en la capital ocurrió al estallar un camión cargado de explosivos en las cercanías de un mercado en la barriada de Sadriya.

La policía informó que 13 vehículos quedaron calcinados y varias edificaciones se desplomaron, mientras a lo lejos se podía divisar una densa columna de humo.

Radioemisoras comentaron que este atentado fue más mortífero que el ocurrido el 22 de enero pasado cerca del mercado de Bab al Charki, donde perecieron 88 personas y 160 resultaron heridas.

Este hecho ocurrió en medio de los preparativos de una operación en Bagdad con el objetivo de poner fin al caos reinante.

La nueva ofensiva, dispuesta por las autoridades de ocupación norteamericanas, es la cuarta que se efectuará en la capital. Medios locales anticipan un nuevo fracaso en los esfuerzos por pacificar el país.

La situación en Bagdad, al igual que en el resto del territorio, se mantendrá invariable mientras Washington persista en mantener desplegadas sus fuerzas aquí, opinan expertos.

El presidente George W. Bush decidió recientemente enviar aquí 21 mil 500 efectivos adicionales, para reforzar a los más de 150 mil que se encuentran destacados en todo el país árabe.

De este contingente 17 mil 500 serán desplegados en Bagdad y el resto en la occidental provincia de Al Anbar, considerados ambos bastiones de la resistencia.

Expertos militares explicaron que sólo en la capital viven seis millones de personas, y para controlar esa población se necesitarían 120 mil soldados, es decir 20 uniformados como mínimo por cada mil habitantes.

Wesley Clark, ex comandante estadounidense de la Organización del Atlántico Norte en Kosovo, estimó que en Iraq sería necesaria una fuerza de 500 mil militares.

En tanto, las autoridades locales impusieron el toque de queda en las norteñas ciudades de Samarra, Mosul y Kirkuk.

En Samarra, el Ministerio iraquí del Interior reportó que seis policías murieron e igual número resultó herido cuando los insurgentes atacaron un puesto en el sector norte de esa villa sunita.

Cuatro militares perecieron y otros tres fueron lesionados durante un asalto rebelde contra un retén de carretera de esa misma localidad.

Este sábado estallaron cinco coches-bomba en varios puntos de la norteña ciudad de Kirkuk. Un sexto fue desactivado.

Otros dos artefactos explosivos deflagraron. El balance total de esos incidentes fue de tres personas muertas y 21 heridas.

Tres policías resultaron también heridos en la villa de Mosul durante fuertes enfrentamientos entre el Ejército iraquí y grupos rebeldes.

también te puede interesar