Internacionales

La violencia deja 14 muertos y más de 70 heridos en Irak

Bagdad – Al menos 14 iraquíes murieron y más de 70 resultaron heridos el miércoles en una serie de ataques en Irak, donde el ejército estadounidense anunció la muerte de cuatro de sus militares a manos de insurgentes

Violencia en Irak
Iraquíes inspeccionan los destrozos provocados a un auto luego de la explosión de un coche bomba en el este de Bagdad, el 31 de enero de 2007. Una persona murió y siete fueron heridos en el atentado. | AFP

Redacción Central |

Bagdad – Al menos 14 iraquíes murieron y más de 70 resultaron heridos el miércoles en una serie de ataques en Irak, donde el ejército estadounidense anunció la muerte de cuatro de sus militares a manos de insurgentes

En el plano político, el gobierno iraquí anunció planes para una conferencia de paz regional que integre a los países vecinos con el fin de diseñar estrategias para evitar que el conflicto interconfesional que azota Irak acabe en una guerra civil.

Varios ataques dejaron al menos 14 muertos, cinco de ellos por el estallido de un coche bomba en el barrio bagdadí de Bad al Muadam, según fuentes de seguridad, que dieron cuenta de 12 heridos.

Diez morteros disparados contra el barrio sunita de Adhamiya, noreste de la capital, se cobraron la vida de cuatro personas y dejaron 20 heridos.

Los cuerpos de tres profesores de Derecho y un estudiante secuestrados el domingo en Bagdad fueron hallados por la policía.

Cuatro soldados de Estados Unidos fallecieron en las últimas horas en combates con insurgentes. Tres de ellos perecieron el martes en el oeste de Irak “durante una acción enemiga en la provincia de Al Anbar”, indicó el ejército el miércoles.

El cuarto murió el miércoles en la provincia de Salaheddine, en el oeste del país.

Paralelamente, responsables del Departamento de Defensa anunciaron una investigación para determinar la posible implicación de agentes iraníes en un ataque contra un edificio de la seguridad iraquí que mató a cinco militares estadounidenses el pasado día 20 en Kerbala, al sur de Bagdad.

Esa posibilidad se ha convertido “en una hipótesis de la investigación”, según un responsable bajo el anonimato.

Otro funcionario de Defensa aseguró que se sospechaba de la conexión iraní debido a la sofistificación de ese ataque, con uniformes, armas y vehículos muy parecidos a los estadounidenses, lo que permitió a los hombres armados engañar a los agentes de seguridad iraquíes.

En Washington, el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, declinó confirmar esas informaciones.

“No voy a entrar en ese tipo de especulaciones”, explicó.

Sin embargo, el almirante William Fanon, nombrado al mando de las tropas de Estados Unidos en Oriente Medio, señaló el martes que buscaría apoyo en la región para vigilar a Irán, que está desarrollando -dijo- capacidades militares para neutralizar a las fuerzas estadounidenses en el Golfo.

“Buscaremos ayuda en la región, para ver todas las opciones, diplomáticas y de todo tipo”, declaró Fallon.

“Creo que la situación en Irak puede voltearse, pero queda poco tiempo”, subrayó.

Las últimas pérdidas del ejército en el país árabe elevan a 3.079 el número de militares de Estados Unidos muertos desde la invasión de marzo de 2003.

Fallon apoyó el plan del presidente George W. Bush de enviar 21.500 soldados suplementarios a Irak, la mayoría de ellos a Bagdad, pero resaltó que esa estrategia debe marcar un cambio radical.

“Lo que hemos estado haciendo no está funcionando. Tenemos que hacer algo diferente”, defendió.

Las nuevas tropas contribuirán a aplicar el nuevo plan de seguridad para la capital, que implica desplegar una fuerza de 80.000 hombres integrada por tropas iraquíes y norteamericanas.

El primer ministro, Nuri Al Maliki, declaró por su parte a la CNN que ese número “con un pequeño incremento, debería ser suficiente, pero si hay necesidad, se pedirán más tropas”.

Bagdad espera además atajar la violencia con el apoyo de sus vecinos, incluido Irán, a los que espera reunir en una conferencia de paz prevista para marzo.

Un oficial de la cancillería indicó haber enviado invitaciones a Irán, Jordania, Kuwait, Arabia Saudí, Siria y Turquía, así como a Egipto, Bahréin, la Liga Arabe y la Organización de la Conferencia Islámica.

El conflicto sectario iraquí amenaza con extenderse más allá de sus fronteras: Irán está acusado, en particular por Estados Unidos, de apoyar a las milicias chiitas, mientras Arabia Saudí estudiaría ayudar a la minoría sunita iraquí si se retiran las tropas extranjeras.

también te puede interesar