Internacionales

Grupos palestinos Hamas y Fatah decretan alto el fuego tras lunes sangriento

Gaza – Los grupos rivales palestinos, Hamas, en el gobierno, y Fatah, en la presidencia, decretaron un alto el fuego este lunes, en el que otras cinco personas perdieron la vida en la nueva oleada de violencia en los territorios que ha costado 33 vidas en cuatro días

Violencia en Gaza
Un miliciano enmascarado del grupo palestino Jihad Islámico, sale de un lugar en Gaza donde realizó una conferencia de prensa donde el grupo se responsabilizó del ataque suicida en Eilat, en el sur de Israel, el lunes 29 de enero del 2007. | AP

Redacción Central |

Gaza – Los grupos rivales palestinos, Hamas, en el gobierno, y Fatah, en la presidencia, decretaron un alto el fuego este lunes, en el que otras cinco personas perdieron la vida en la nueva oleada de violencia en los territorios que ha costado 33 vidas en cuatro días

“Un alto el fuego entrará en vigor a las 03H00 locales (01H00 GMT). Todos los enfrentamientos deben terminar y los hombres armados deben retirarse inmediatamente de las calles”, declaró el ministro palestino de Relaciones Exteriores, Mahud al-Zahar, miembro de Hamas, leyendo ante los periodistas un comunicado conjunto de ambos movimientos.

La actual ola de enfrentamientos entre milicianos de Hamas y Fatah, el movimiento del presidente Mahmud Abas, han costado la vida a 33 palestinos en cuatro días.

El anuncio de alto el fuego se produjo tras una reunión, en Gaza, entre el primer ministro, Ismail Haniyeh, miembro de Hamas, y Rawhi Fattu, representante de Abas.

El presidente palestino, por su parte, llegó este lunes por la noche al Cairo para mantener una reunión, el martes, con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, sobre los medios para hacer cesar los enfrentamientos interpalestinos.

Egipto –“padrino” de numerosas mediaciones anteriores entre los grupos rivales palestinos– ha vuelto de nuevo a ofrecerse como mediador para acabar con la nueva oleada de enfrentamientos.

Por eso, en el encuentro de Gaza también estuvieron presentes representantes de los servicios de seguridad egipcios.

Asimismo, el comunicado conjunto de Hamas y Fatah hizo un llamamiento a la liberación de los activistas de ambos movimientos, respectivamente secuestrados en los últimos días por ambos grupos.

El canciller palestino anunció además una próxima reunión entre Haniyeh y Abas, cuando éste vuelva de un viaje al extranjero, para “reanudar el diálogo nacional”.

Sin embargo, mientras Haniyeh se trasladaba a la reunión con Fattu, que tuvo lugar en su oficina, en el barrio de Al Rimal, un cohete cayó sobre el cuartel general del servicio de seguridad nacional y de la policía palestinos –situado también en Al Rimal– provocando importantes daños materiales, según testigos y responsables de los propios servicios de seguridad.

Asimismo, se produjeron enfrentamientos esporádicos en la franja de Gaza entre partidarios de ambos movimientos durante toda la jornada de este lunes, en el que cinco palestinos también resultaron muertos.

Los choques armados entre hombres de Hamas y Fatah se sucedieron durante toda la noche del domingo a través del empobrecido territorio palestino. Tres personas murieron en el pueblo de Jan Yunes (sur) y otras dos en Gaza, según fuentes médicas.

Estos nuevos actos de violencia ocurrieron escasas horas después de que tanto Abas como el jefe de Hamas exiliado en Siria, Jaleb Meshall, declarasen su “favorable acogida” a una invitación del rey Abdalá de Arabia Saudita para celebrar una reunión “de urgencia” en La Meca.

“Invito a mis hermanos del pueblo palestino, representados por sus líderes (…) a un rápido encuentro en su tierra hermana de Arabia Saudita (…) para discutir sus diferencias sin ninguna intervención de terceras partes”, ofreció el monarca saudita el domingo.

Varios esfuerzos para poner fin a los enfrentamientos, incluido un raro encuentro entre Meshaal y Abas en Damasco, han sido vanos.

La actual oleada de violencia es la peor desde que Hamas (acrónimo en árabe del Movimiento de Resistencia Islámica) ganó las elecciones legislativas de enero de 2006.

La victoria de los islamistas provocó un boicot de los países occidentales que ha sumido a los territorios en una grave crisis económica.

La tensión empeoró tras el anuncio de Abas, a mediados de diciembre de 2006, de tener intención de convocar elecciones anticipadas, calificado por Hamas de “golpe de Estado”.

también te puede interesar