Internacionales

Bombas dejan al menos 100 muertos en Irak

Bagdad – Al menos 100 personas murieron y cerca de 200 resultaron heridas el lunes en varios ataques dinamiteros y con morteros contra blancos chiíes en Bagdad y al norte de la capital, una evidencia más de lo que parece ser una renovada campaña de violencia de la insurgencia suní contra los chiíes

Violencia en Irak
Iraquíes lloran a las victimas de un atentado suicida con coche bomba en el tanatorio de un hospital de Bagdad. Dos coches bomba han hecho explosión en el popular mercado de Haraj en Bagdad y han causado la muerte a 70 personas. | EFE

Redacción Central |

Bagdad – Al menos 100 personas murieron y cerca de 200 resultaron heridas el lunes en varios ataques dinamiteros y con morteros contra blancos chiíes en Bagdad y al norte de la capital, una evidencia más de lo que parece ser una renovada campaña de violencia de la insurgencia suní contra los chiíes

El ejército estadounidense, asimismo, reportó la muerte de dos soldados más, elevando a 27 la cantidad de fallecidos en un fin de semana especialmente mortífero para las fuerzas norteamericanas en Irak.

La primera explosión del lunes ocurrió poco después del mediodía, cuando estalló una bomba colocada en un vehículo estacionado entre los puestos de los mercaderes que ofrecían películas en DVD y ropa usada, en el área de Bab al-Sharki, entre las plazas de Tayaran y Tarir. Se trata de una de las zonas más concurridas de Bagdad.

Segundos después, un atacante suicida estrelló su vehículo cargado de explosivos contra la multitud.

La policía estimó que cada uno de los vehículos tenía cerca de 100 kilogramos de explosivos.

El viceministro de salud Hakim al-Zamili informó que al menos 78 personas murieron y 156 resultaron lesionadas. Fue el ataque más letal de los últimos dos meses.

El mes pasado, un dinamitero suicida mató a 63 personas en la misma región.

El primer ministro Nuri al-Maliki, chií, denunció el ataque.

“Condenamos este crimen y prometemos que las fuerzas de seguridad buscarán a todos los involucrados y los entregarán a la justicia”, expresó en un comunicado.

Algunas horas después, el estallido de una bomba seguido por el impacto de un proyectil de mortero dejó 12 muertos y 29 heridos en Jalis, un poblado chií ubicado a unos 80 kilómetros al norte de Bagdad, dijo la policía.

Los ataques fueron un indicio más de lo que pareciera ser una nueva campaña de violencia de la insurgencia suní contra los chiíes.

La semana pasada, 142 iraquíes murieron o aparecieron muertos en un sólo día _el martes_ incluyendo 65 estudiantes de una importante universidad de Bagdad que fallecieron en dos atentados con coches-bomba.

Por la cantidad de muertos, el del lunes fue el ataque más letal contra civiles en Irak desde el 23 de noviembre, cuando murieron al menos 215 personas en una serie de atentados con vehículos cargados de explosivos y morteros en el vecindario chií de Ciudad Sadr.

Las explosiones del lunes ocurrieron unas horas después de que sujetos armados mataron a una maestra que se dirigía a su trabajo en una escuela para niñas en el área de Jadra, predominantemente suní, ubicada en el poniente de Bagdad, informó la policía. El chofer de la mujer resultó herido por el ataque, perpetrado desde otro vehículo.

Más tarde, dos proyectiles de mortero cayeron en una escuela primaria en Dora, el conflictivo vecindario en el sur de Bagdad. Los proyectiles mataron a una mujer que esperaba a su hija para llevarla a casa.

Ocho estudiantes resultaron heridos, informó la policía.

La policía dijo también que un empleado de una compañía de teléfonos celulares y un jefe tribal suní murieron en dos ataques diferentes en Bagdad, y también en la capital aparecieron los cadáveres acribillados a balazos de tres hombres.

Asimismo, un técnico de una empresa petrolera fue asesinado a balazos en la ciudad de Mosul, en el norte del país, expresó la policía.

El lunes, más temprano, fuentes militares dijeron que dos infantes de marina estadounidenses fallecieron en distintos ataques en la provincia iraquí de Anbar.

Los efectivos no fueron identificados, a la espera de notificar antes a sus familiares.

El sábado, 25 efectivos estadounidenses perecieron, en lo que ha sido la jornada más mortífera en dos años para las fuerzas norteamericanas en Irak.

también te puede interesar