Internacionales

Gobierno de Bolivia desconoce autoridades paralelas en Cochabamba

Luego de que este martes, los movimientos sociales desconocieran en un cabildo abierto la autoridad del prefecto de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, el gobierno boliviano se pronunció el miércoles y manifestó que, en defensa de la institucionalidad democrática y del voto, reconoce la autoridad del gobernante cochabambino

Manifestación en Bolivia
Partidarios del presidente boliviano, Evo Morales, protestan en el centro de Cochabamba, 16 enero 2007. Un gobernador opositor boliviano aceptó el miércoles someterse a un referéndum revocatorio de su mandato, propuesto por el gobierno de Evo Morales, como salida a una cruenta crisis política que amenaza con extenderse a varios distritos. El anuncio del prefecto de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, un ex militar derechista que fue varias veces candidato presidencial, coincidió con la decisión de La Paz de rechazar la resolución de una asamblea popular de instaurar un 'gobierno revolucionario' en el distrito. | Reuters

Redacción Central |

Luego de que este martes, los movimientos sociales desconocieran en un cabildo abierto la autoridad del prefecto de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, el gobierno boliviano se pronunció el miércoles y manifestó que, en defensa de la institucionalidad democrática y del voto, reconoce la autoridad del gobernante cochabambino

El gobierno de Bolivia ratificó este miércoles la autoridad el prefecto de Cochabamba, Manfred Reyes, quien el martes fue desconocido por los movimientos sociales que desde hace dos semanas mantienen protestas en demanda de la dimisión del gobernante local y que nombraron un gobierno paralelo.

“Nuestra posición es no reconocer a otro prefecto que no sea Manfred Reyes”, declaró a la prensa el vocero presidencial, Alex Contreras, minutos antes de iniciarse una reunión del gabinete que evaluará el alcance de las protestas de los movimientos sociales.

“El gobierno ha manifestado desde un principio que respetará la legalidad y la Constitución”, insistió Contreras, quien instó al diálogo para resolver el conflicto en el departamento de Cochabamba.

“Consideramos que sólo mediante el diálogo puede solucionarse el diferendo que desde hace días afecta al departamento”, manifestó.

El portavoz presidencial, hizo un llamado al prefecto Reyes Villa, para que regrese a Cochabamba a resolver desde la entidad el conflicto.

“No creemos que el prefecto huyendo de Cochabamba, esté en Santa Cruz o esté en La Paz, solucione el conflicto, tiene que retornar a sus actividades y esperemos que lo haga a la brevedad posible”, expresó Contreras.

Sin embargo, Reyes Villa permanece en la ciudad de Santa Cruz, donde recibe apoyo de los cívicos cruceños y los prefectos de la denominada “media luna”. Alega que en Cochabamba no existen garantías para su retorno.

No obstante, el gobierno ha reiterado que el prefecto cochabambino tiene todas las garantías para regresar a la ciudad de Cochabamba.

Por su parte, el vicepresidente del país altiplánico, Álvaro García Linera, ratificó que el Gobierno “ha definido, definió antes y seguirá definiendo respeto de los resultados y la elección de las autoridades democráticamente elegidas”

A tiempo de rechazar versiones interesadas que, según Linera, pretenden mostrar lo que pasa en Cochabamba como una estrategia del Ejecutivo para ganar poder en los departamentos de oposición, el vicepresidente aclaró que lo que ocurre en Cochabamba es “un malestar social legítimo muy fuerte, pero que el Gobierno respeta a las autoridades legalmente constituidas por el voto democrático”.

No sólo el prefecto de Cochabamba se encuentra bajo presión por las protestas de los movimientos sociales que exigen su renuncia. En La Paz, sectores sociales también ejercen presión para que el prefecto José Luís Paredes también dimita de su cargo.

Los manifestantes de Cochabamba y La Paz, cuestionan a Reyes Villa y a Paredes por su manifiesto apoyo a la autonomía departamental promovida por sectores de oposición en Bolivia.

Durante el referendo del 2 de julio de 2006, con relación a las autonomías, el no ganó en la mayoría de los nueve departamentos de Bolivia, incluyendo Cochabamba y La Paz.

Pese a ello, los prefectos de estos dos departamentos han apoyado abiertamente a los prefectos de oposición de la llamada “media luna” de Bolivia (La Paz, Santa Cruz, Pando, Tarija y Beni) a realizar un nuevo referéndum autonómico departamental, bajo el supuesto de que ha cambiado la opinión de la mayoría.

Pese a que los prefectos cuestionados responsabilizan al gobierno de las protestas en su contra, las autoridades bolivianas aseguran que esto es una estrategia opositora para amplificar el conflicto regional de Cochabamba hacia otras capitales.

Fiscalización contra Reyes Villa

Entre tanto, diputados del Movimiento al Socialismo (MAS) anunciaron la aplicación de un proceso de fiscalización al prefecto del departamento de La Paz, José Luis Paredes.

“En la fiscalización vamos a pedir petición de un informe, cuantas obras ha avanzado en cuanto a su proyección y cuantas obras ha concluido de las que estaban proyectadas y qué captación de recursos, qué trabajo ha hecho o es que se ha dedicado solamente a provocar a la población”, explicó Ilario Calizaya, jefe del MAS.

Pese a las fuertes presiones de los sectores sociales de La Paz y Cochabamba, ambos prefectos han reiterado que no dimitirán de su cargo.

también te puede interesar

Bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)

CIRCULAR / JEFATURA NACIONAL DE CAMPAÑA

Como [email protected], como Gran Familia, como Familia Sandinista, Vamos Adelante, EN AMORANICARAGUA, y Siempre Más Allá!