Internacionales

Vicepresidente Cheney admite expansión del espionaje militar dentro de EEUU

Washington – El vicepresidente Dick Cheney admitió este domingo que los militares estadounidenses y la CIA espían las transacciones financieras dentro de Estados Unidos, trabajo de inteligencia que por lo general sólo es autorizado a agencias civiles

George W. Bush y Dick Cheney
Presidente de Estados Unidos George W. Bush y vice presidente Dick Cheney el 18 de diciembre de 2006 durante la asunción de Robert Graves en sustitución de Donald Rumsfeld al frente del departamento de Defensa el 18 de diciembre de 2006. | AFP. Archivo

Redacción Central |

Washington – El vicepresidente Dick Cheney admitió este domingo que los militares estadounidenses y la CIA espían las transacciones financieras dentro de Estados Unidos, trabajo de inteligencia que por lo general sólo es autorizado a agencias civiles

El New York Times reveló el hecho en la noche del sábado, al informar que el Departamento de Defensa y la Agencia Central de Inteligencia utilizaron “cartas de seguridad nacional” para obtener los registros bancarios y crediticios de estadounidenses y extranjeros sospechados de actividades terroristas en Estados Unidos.

Tanto los militares como la CIA tienen prohibido adoptar tareas policiales dentro de Estados Unidos y sus facultades para el espionaje interno son muy limitadas.

Pero Cheney confirmó en informe periodístico en líneas generales y consideró que las actividades del Pentágono y la CIA son legales y necesarias para resguardar instalaciones militares en territorio estadounidense.

“Esta es una historia dramática, pero pienso que es importante para la población que entienda que es un esfuerzo de seguridad legítimo, que ya lleva mucho tiempo y no representa un nuevo enfoque a partir de nuestra premisa básica que es protegernos contra ataques terroristas”, dijo el vicepresidente a la cadena Fox de televisión.

“El Departamento de Defensa se involucra porque tenemos cientos de bases dentro de Estados Unidos que son objetivos terroristas potenciales”, agregó.

Consideró que las actividades de espionaje son “perfectamente legítimas”, que el ejército y la CIA tienen esa facultad desde hace “tres o cuatro décadas” y que fue confirmada más recientemente por la Ley Patriota, adoptada tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra Nueva York y Washington.

“No viola los derechos civiles de la población, y si una institución recibe una de estas cartas de seguridad nacional con la que no está de acuerdo puede ir a un juez para detener su ejecución”, explicó Cheney.

Citando oficiales de inteligencia bajo condición de anonimato, el New York Times asegura que las acciones del Pentágono y de la CIA fueron parte de una expansión agresiva del ejército en la inteligencia doméstica, que tradicionalmente es terreno del FBI.

Las recientemente reveladas actividades involucran el uso de cartas de seguridad nacional -una forma de notificación- para ganar acceso a los registros financieros de empresas estadounidenses, según el matutino.

Bancos, empresas de tarjetas de crédito y otras instituciones financieras que recibieron las cartas devolvieron los documentos voluntariamente, permitiendo a los investigadores examinar los activos financieros y transacciones del personal militar y civiles.

Las cartas “proveen pistas importantes para seguir y usualmente para corroborar otra evidencia en el contexto de contraespionaje y contraterrorismo”, cita el diario al mayor Patrick Ryder, portavoz del Pentágono.

Aunque no dieron detalles de casos específicos, los funcionarios dijeron al Times que el ejército emitió las cartas para obtener el registro financiero de un contratista del gobierno con inexplicable riqueza, así como un capellán en el centro de detención estadounidense de Guantánamo, en Cuba.

El capellán fue sospechado por error de ayudar a los prisioneros.

también te puede interesar