Internacionales

Crecen opositores en EE.UU. a envío de tropas a Iraq

Washington – Luego de la decisión del presidente George W. Bush de incrementar los efectivos militares en Iraq, el número de opositores a ese plan bélico crece en sectores sociales y miembros del Partido Demócrata estadounidense

Redacción Central |

Washington – Luego de la decisión del presidente George W. Bush de incrementar los efectivos militares en Iraq, el número de opositores a ese plan bélico crece en sectores sociales y miembros del Partido Demócrata estadounidense

Cuando por estos días se celebran diversas audiencias del Congreso sobre el conflicto iraquí, incluso republicanos como el senador Chuck Hagel consideran que las operaciones en Iraq constituyen el error en política exterior más peligroso en Estados Unidos desde Viet Nam.

Tras anunciar la víspera que se postulará por el Partido Demócrata a la candidatura presidencial, el congresista Chiris Dodd, valoró que las políticas de guerra en el país árabe han sido un paraíso de tontos, en alusión a la estrategia de guerra seguida por Bush.

Sometido al fuego cruzado de las audiencias congresionales sobre Iraq, el Ejecutivo admitió el fracaso de su estrategia en la nación árabe.

“No había suficientes tropas, ni iraquíes ni estadounidenses, para proteger los perímetros más inseguros de Iraq” y por eso el plan falló, consideró el gobernante.

El nuevo programa se implementa cuando el panorama militar en territorio iraquí es más complejo por el aumento de la resistencia. Por acciones de esos grupos y otras causas, más de tres mil soldados estadounidenses murieron, y otros 20 mil resultaron heridos.

A ese escollo contra el plan de Bush se suman otros, como el proyecto de ley del senador demócrata Edward Kennedy, el cual plantea impedir la asignación de nuevos fondos al contingente militar que Washington intenta desplegar en suelo iraquí.

En la guerra contra Iraq y otros países del Medio Oriente, Estados Unidos incurrió en gastos militares ascendentes a más de 450 mil millones de dólares, a costa del erario público, según fuentes gubernamentales.

Otro elemento de peso es que un reciente sondeo de la consultora Gallup arrojó que el 61 por ciento de los estadounidenses está en contra de mandar refuerzos a ese Estado del oeste-asiático.

Casi la mitad de los ciudadanos entrevistados consideró que Estados Unidos no está en condiciones de vencer en Iraq, aunque despliegue un enorme potencial bélico en ese territorio.

Por su parte, el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, señaló que está convencido de que varios republicanos apoyarán a los demócratas en el Congreso para bloquear el incremento de contingentes de soldados.

Tanto Reid como la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, coincidieron en que esa acción llevará al ejército a un punto de ruptura sin ganancias estratégicas y pondrá en peligro a más estadounidenses.

Recomendaron también a la Oficina Oval que la mejor manera de seguir adelante es comenzar el retiro gradual de las unidades militares en los próximos cuatro a seis meses.

también te puede interesar