Internacionales

Los latinos no deben ir a Irak

La Habana – Preocupadas por la fuerte presencia de latinos entre los soldados que Estados Unidos manda a Irak, las pacifistas estadounidense Cindy Sheehan y Medea Benjamin exhortaron a los jóvenes de origen hispano a no creer en la “zanahoria” ofrecida por los reclutadores militares para llevarlos a la guerra

Cindy Sheehan
Cindy Sheehan asiste a una actividad en una iglesia en La Havana. | AP

Redacción Central |

La Habana – Preocupadas por la fuerte presencia de latinos entre los soldados que Estados Unidos manda a Irak, las pacifistas estadounidense Cindy Sheehan y Medea Benjamin exhortaron a los jóvenes de origen hispano a no creer en la “zanahoria” ofrecida por los reclutadores militares para llevarlos a la guerra

Ambas mujeres forman parte de una docena de activistas que marcharán hasta la Base Naval de Guantánamo donde exigirán el cierre de la cárcel instalada en el fuerte abierta hace exactamente cinco años para albergar a supuestos combatientes del talibán y ahora bajo sospecha de ser un centro de tortura.

“Defender a los Estados Unidos puede ser una causa noble para un latino, pero no morir por los intereses de las corporaciones de Estados Unidos”, aconsejó Sheehan cuando en una entrevista con AP se la consultó sobre si era válido que miles de hispanos se enrolaran.

Alta, con una mirada un poco tímida, Sheehan se convirtió en la “madre de la paz”, tras la muerte de su hijo en Irak y sus imparables protestas en todos los frentes –desde el congreso hasta un plantón cerca del rancho del presidente George Bush– para detener al conflicto en el cual murieron más de 3.000 soldados estadounidenses.

Para muchos analistas la ausencia de armas de destrucción masiva en Irak que fue el argumento usado para atacar a la nación petrolera del Golfo dejó al descubierto las verdaderas intenciones geopolíticas y económicas de los grupos del poder en Washington.

Para Benjamin, también una de las organizadoras de la marcha a Guantánamo, es notable cómo subió el enrolamiento de latinos.

Según la mujer, los grupos pacifistas están realizando una fuerte tarea de “contrareclutamiento” en las comunidades hispanas, demostrándoles que muy pocos pueden al final disfrutar de las ventajas ofrecidas para llevarlos a Irak: ciudadanía o becas.

Como ejemplo, indicó que sólo el 15% de quienes optan por ir al frente para luego tener acceso a la universidad lo logra.

Benjamin lamentó además la forma usada por los reclutadores para convencer a los latinos pues los atosigan en los centros escolares, llegan hasta con helicópteros, les entregan información en español, juegos de guerra en DVD y tratan de impresionar su machismo con la parafernalia bélica.

Los militares están expandiendo su proselitismo a las primarias y “luchamos para quitar esos programas del ejército de las escuelas”, señaló.

Otro asunto de interés es el de la contratación de mercenarios latinoamericanos para ir a Irak. “Vienen a través de las compañías privadas… y su número es superior a los efectivos británicos por ejemplo”, dijo la activista.

La Base Naval norteamericana, de 117 kilómetros cuadrados en el oriente de Cuba aloja alrededor de 400 hombres encarcelados bajo sospechas de tener vínculos con la red terrorista al-Qaida o con la milicia religiosa talibán. Ninguno de ellos ha sido llevado a juicio.

también te puede interesar