Internacionales

Sheehan y pacifistas llegan a Cuba para ir a Guantánamo

La Habana – Dispuestos a tocar las puertas de la Base Naval de Guantánamo para exigir que se clausure la cárcel de presuntos terroristas instalada allí, un grupo de pacifistas encabezados por la estadounidense Cindy Sheehan llegaron el sábado a Cuba

Cindy Sheehan, Medea Benjamin y Ann Wright
Las activistas estadounidenses Cindy Sheehan, derecha, Medea Benjamin, centro, y Ann Wright participan en una conferencia de prensa en el aeropuerto José Martí, en La Habana, el sábado 7 de enero de 2007. | AP

Redacción Central |

La Habana – Dispuestos a tocar las puertas de la Base Naval de Guantánamo para exigir que se clausure la cárcel de presuntos terroristas instalada allí, un grupo de pacifistas encabezados por la estadounidense Cindy Sheehan llegaron el sábado a Cuba

Los activistas forman parte de una avanzada de una docena de personas que marcharán a través de la isla para conmemorar el quinto aniversario del arribo de los primeros presos al fuerte militar _el 11 de enero del 2002_ ubicado al oriente de Cuba y controlado por Washington.

“Estoy preocupada por aquellos detenidos en Guantánamo… y también por nuestros soldados”, comentó Sheehan, que se ganó el apodo de “madre de la paz” por su intensa actividad contra la guerra en Irak, donde perdió a un hijo.

“Es hora de que la gente salga a asumir esta causa para ponerle fin” al conflicto bélico, agregó la mujer, quien aseguró que no tiene ningún miedo de estar en Cuba para exigir la clausura del presidio.

Según Sheehan, el gobierno del presidente estadounidense George W. Bush tiene un discurso hipócrita. “Falsamente están diciendo que están diseminando la democracia (por el mundo), pero están perpetrando una masacre” al continuar con la guerra, manifestó.

Los organizadores principales son los organismos no gubernamentales Codepink, Global Exchange y Witness Against Torture (“Testigos contra la Tortura”).

Durante estos días la delegación realizará visitas en la isla y darán conferencias en la capital, pero el plato fuerte será cuando el 11 de enero lleguen a la puerta de seguridad de la base naval por el lado cubano para realizar allí una actividad de protesta.

“Estamos aquí para decir que esta cárcel tiene que cerrarse”, manifestó por su parte la coronel retirada Ann Wrigth.

La Base Naval estadounidense, de 117 kilómetros cuadrados, se encuentra en territorio que La Habana reclama y aloja a unos 400 hombres encarcelados bajo sospecha de tener vínculos con la red terrorista al-Qaida o con la milicia afgana Talibán.

Ninguno de ellos ha sido llevado a juicio, y recientemente se denunciaron casos de maltrato y torturas, pero el gobierno de Bush lo negó.

Otra de las visitantes será Medea Benjamin, quien se mostró optimista sobre las posibilidades que se abren para la paz o al menos una contención de la escalada militar en Irak a raíz de los recientes cambios en el Congreso estadounidense, que ahora tiene mayoría del Partido Demócrata.

Entre las personas que irán llegando a Cuba esta semana estarán el ex prisionero de Guantánamo Asif Igbal y Zohra Zewawi, madre del británico Omar Deghayes que aún está en la base naval. A ellos se sumarán incluso abogados y otros pacifistas.

En diciembre del 2005, un grupo de la organización Testigos contra la Tortura _de corte cristiano_ realizó un viaje similar y durante días caminaron hasta instalarse frente a la base naval, donde oraron.

Aunque las autoridades cubanas no hicieron comentarios sobre el viaje de los activistas, sí dieron a conocer la noticia en sus medios de prensa locales, de carácter oficial.

también te puede interesar