Internacionales

Inquietud en Argentina por desaparición de otro testigo contra ex represor

Buenos Aires – La desaparición de un albañil que testimonió en el Congreso para evitar que un ex policía acusado de violaciones a los derechos humanos asumiera su banca de diputado, despertó inquietud en el presidente argentino Néstor Kirchner, que suspendió un viaje para pasar las fiestas de fin de año con su familia

Manifestación en Argentina
Manifestación, el 18 de noviembre de 2006, por la aparición con vida de Julio López, considerado para las organizaciones de DDHH 'el primer desaparecido en democracia'. El 28 de diciembre la desaparición de un albañil que testimonió en el Congreso contra un ex policía sacudió la sociedad argentina. | AFP. Archivo

Redacción Central |

Buenos Aires – La desaparición de un albañil que testimonió en el Congreso para evitar que un ex policía acusado de violaciones a los derechos humanos asumiera su banca de diputado, despertó inquietud en el presidente argentino Néstor Kirchner, que suspendió un viaje para pasar las fiestas de fin de año con su familia

Luis Gerez, de 50 años, desapareció al anochecer del miércoles cuando se dirigía a un comercio de la localidad bonaerense de Escobar (40 km al norte) para efectuar una compra y nunca regresó, denunciaron familiares y amigos en una nutrida conferencia de prensa este jueves.

Kirchner mantuvo una prolongada reunión en Casa de Gobierno con el ministro del Interior Aníbal Fernández, quien a su vez venía de un encuentro con el gobernador de la provincia de Buenos Aires Felipe Solá, para analizar lo sucedido.

Si bien no transcurrió mucho tiempo desde la desaparición de Gerez y Solá admitió que no se descarta ninguna hipótesis, el hecho sacudió a la sociedad argentina que aún no se recupera de la desaparición hace tres meses de otro testigo.

Julio López, un albañil de 77 años, fue visto por última vez el 18 de setiembre, luego de prestar un testimonio clave para la condena a cadena perpetua por crímenes y torturas del ex policía Miguel Etchecolatz.

El anciano había visto a Etchecolatz durante su cautiverio y tortura en un centro clandestino de detención de la última dictadura (1976/83).

Mirta, la esposa de Gerez, aseguró que “es un hombre íntegro, un militante popular que viene luchando en el peronismo desde hace mucho tiempo” y lanzó un dramático llamado a la población para que se movilice y aporte cualquier información.

“Hace unos meses veníamos con algunas preocupaciones, esto es el resultante de esas preocupaciones”, dijo la mujer al confirmar que su marido había recibido amenazas, pero que no lo habían intimidado.

Como sucedió con el caso López , las organizaciones de derechos humanos apuntaron “a la acción organizada y sistemática de grupos residuales de la Policía Bonaerense y tal vez de las Fuerza Armadas para sembrar miedo entre los testigos que deben declarar en los próximos meses contra represores”.

Para coordinar la búsqueda, Solá creó un comité de crisis que ya ordenó extensos rastrillajes de la Policía Bonaerense, la Policía Federal y el Servicio de Inteligencia del Estado (SIDE).

La titular de la Asociación de Ex Detenidos-Desaparecidos, Adriana Calvo de Laborde, relató a la AFP detalles de la desaparición: el hombre se encontraba en una casa de Escobar donde iba a cenar con unos amigos, y fue hasta un comercio cercano, dejando todas sus pertenencias en ese lugar, pero no regresó más.

Gerez prestó testimonio en el Congreso a comienzos de este año para que el ex comisario Luis Patti no asumiera su banca de diputado electo.

El militante peronista relató que cuando tenía 16 años había sido detenido y había reconocido con los ojos vendados la voz de Patti mientras lo torturaban en una comisaría atado a una cama.

La Cámara de Diputados rechazó finalmente por “inhabilidad moral” el ingreso como legislador del ex policía acusado de represor en la dictadura (1976/83).

Consultado sobre lo sucedido, Patti lo calificó como una “barbaridad” y manifestó su esperanza de que “no sea algo de las características que se está difundiendo”, en declaraciones a la televisión.

Ex alcalde de la localidad de Escobar en democracia, Patti está acusado de participar en 1983 en los asesinatos de dos dirigentes de la disuelta organización armada Montoneros (peronistas de izquierda), Osvaldo Cambiasso y Eduardo Pereyra Rossi.

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) dijo el jueves que el hecho pone en evidencia la ineficacia de las autoridades en la protección de los testigos que participaron en los juicios ligados a la dictadura.

también te puede interesar