Internacionales

Ecuatorianos exigen indemnizaciones por fumigaciones de Colombia en frontera

Quito – Pobladores ecuatorianos exigieron el jueves a Colombia indemnizaciones por los daños que provocan sus fumigaciones de cultivos ilícitos en la frontera común, visitada por el presidente electo de Ecuador, Rafael Correa, quien calificó de “torpe” la política antidrogas de Bogotá

Redacción Central |

Quito – Pobladores ecuatorianos exigieron el jueves a Colombia indemnizaciones por los daños que provocan sus fumigaciones de cultivos ilícitos en la frontera común, visitada por el presidente electo de Ecuador, Rafael Correa, quien calificó de “torpe” la política antidrogas de Bogotá

“Es una política torpe, los cultivos de coca se han multiplicado, no es que han disminuido”, afirmó Correa. “Al bombardear con glifosato (herbicida utilizado para las aspersiones) y matar los cultivos lícitos, ¿de qué creen que van a vivir los campesinos? Van a cultivar coca, están induciendo exactamente lo que quieren evitar”, añadió.

Un campesino de una de las poblaciones afectadas por las aspersiones aéreas esperó la visita de Correa, a quien propuso que les “haga pagar indemnización por los daños causados por las fumigaciones”, según imágenes retransmitidas por la televisión.

Mientras, una mujer reclamó “créditos para los campesinos, que sean una ayuda” para paliar la pérdida de los sembradíos lícitos.

Correa rechazó, a su vez, la posición de Bogotá, que asegura que las aspersiones son inocuas para la población.

“Hemos visto las enfermedades de nuestra gente que han surgido desde el año 2000, cuando comenzó la fumigación con glifosato, y que han resurgido hace tres semanas, cuando empezaron nuevamente a fumigar: erupciones cutáneas, diarrea, vómito, fiebre”, apuntó.

El mandatario electo añadió que hay cacao podrido, bananos deformes, piña y yuca sin poder crecer por suelos destrozados por el “bombardeo químico”.

“No pueden perjudicarnos con decisiones unilaterales, somos un país soberano, que ni una gota -así sea de agua- lanzada desde el otro lado de la frontera- puede caer en suelo ecuatoriano sin nuestro permiso”, señaló.

Los residentes mostraron plantas y racimos de banano afectados por las fumigaciones a Correa durante su visita a caseríos de la provincia amazónica de Sucumbíos (noreste), limítrofe con el cocalero y convulso departamento colombiano de Putumayo.

Esta semana el jefe de la Policía de Colombia, general Jorge Castro, provocó un revuelo en Ecuador al afirmar que en el lado ecuatoriano hay hasta 15 hectáreas de cultivos de coca, lo cual es rechazado por las autoridades de Quito y agravó una crisis diplomática generada por el reciente reinicio de las fumigaciones.

El portavoz de la Policía ecuatoriana, Lino Proaño, declaró el jueves que la versión colombiana “es falsa” y anotó que se comprobó in situ la inexistencia de plantaciones ilícitas.

Por su lado, el embajador colombiano en Quito, Carlos Holguín, manifestó que su país está combatiendo el narcotráfico y eludió responder si se suspenderán inmediatamente las aspersiones como exigen los gobiernos saliente y entrante de Ecuador.

Además, el diplomático negó que Bogotá intente involucrar a Quito en el conflicto colombiano.

La designada ministra de Defensa, Guadalupe Larriva, afirmó, de su lado, que no enviará “más militares a la frontera con Colombia porque la seguridad en esa zona se debe entender desde otra perspectiva diferente a la militarización”.

“Ecuador no va a intervenir en el Plan Colombia y nuestras Fuerzas Armadas actuarán de manera independiente y soberana. No vamos a calificar a los miembros de las FARC como terroristas”, agregó.

El gobierno del presidente saliente de Ecuador, Alfredo Palacio, estima a la reanudación de las aspersiones en la frontera como una acción “hostil e inamistosa” y en respuesta llamó en consultas a su embajador en Bogotá.

también te puede interesar