Internacionales

Proliferan las críticas a la pena capital contra Sadam, mientras EEUU lo ve como un hito

Las críticas a la ratificación de la pena capital contra el ex líder iraquí Sadam Husein proliferan hoy y se suceden los llamamientos para que no se lleve a cabo la ejecución, mientras que Estados Unidos lo considera un “hito importante”

Sadam Husein
Un hombre iraquí lee la noticia de un periódico sobre el juicio de Sadam Husein y la sentencia hoy en Bagdad (Irak). El Tribunal de Casación de lo Penal iraquí ratificó ayer la sentencia de muerte contra el depuesto presidente de Irak. | EFE

Redacción Central |

Las críticas a la ratificación de la pena capital contra el ex líder iraquí Sadam Husein proliferan hoy y se suceden los llamamientos para que no se lleve a cabo la ejecución, mientras que Estados Unidos lo considera un “hito importante”

La Casa Blanca valoró así la ratificación ayer de la condena a muerte contra el depuesto presidente de Irak y dos de sus antiguos colaboradores, sentenciados a la pena capital en noviembre por el asesinato de 148 chiíes iraquíes de la aldea de Duyail.

Scott Stanzel, uno de los portavoces de la Casa Blanca, aseguró que la jornada de ayer “marca un hito importante en los esfuerzos de los iraquíes para reemplazar las reglas de un tirano por las normas de la ley”.

En el lado contrario, se multiplican las críticas a la decisión del Tribunal de Apelación de lo Penal de ratificar la sentencia contra el ex dictador de morir en la horca en un plazo máximo de 30 días.

Así, el Gobierno de Berlín reiteró su rechazo a la condena a muerte de Sadam Husein y tomó “nota” de la decisión del tribunal iraquí.

Respecto al proceso, el portavoz gubernamental alemán Thomas Steg evitó pronunciarse y se limitó a decir que “no había indicio alguno” de que el juicio vulnerase el derecho vigente iraquí.

Por su parte, Francia confirmó que hay contactos entre los países comunitarios tras la ratificación de la sentencia a muerte.

Portavoces del Ministerio francés de Asuntos Exteriores recordaron que Francia y la UE en general se han expresado a favor de la abolición universal de la pena capital, como ya hicieron en noviembre tras conocer la condena a Sadam Husein por su responsabilidad en la matanza de Duyail.

“Después de que la sentencia haya sido confirmada muchos países europeos se han manifestado en esa línea”, indicaron, antes de matizar que la decisión judicial “pertenece al pueblo y a las autoridades soberanas de Irak” y de abogar por que los iraquíes trabajen “en la reconciliación nacional y favorezcan la plena soberanía del país”.

También el gobernante Partido Socialista español recalcó que todos los países de la UE, incluido España, están en contra de la pena de muerte “sea quien sea” el condenado e instó a que la comunidad internacional “pida que no se ejecute” a Sadam Husein.

Según la portavoz socialista en la Comisión de Exteriores del Parlamento español, Fátima Burto, una ejecución “nunca ha tenido la virtud de frenar la criminalidad” y “degrada al Estado que la inflige”.

Aunque la situación en Irak “es difícil” que vaya a peor, “ejecutar a Sadam Husein no va a ir a favor” del futuro del país, sino que “probablemente lo que se consiga es crear un mártir”, dijo.

En la misma línea, el Gobierno indio se mostró contrario a que se aplique la condena a muerte a Sadam Husein y, en un comunicado, el portavoz de Asuntos Exteriores, Navtej Sarna, expresó su “esperanza” en que la sentencia no se lleve a cabo y “se perdone la vida” al ex dictador.

“Esperamos que nadie dé pasos que puedan obstruir el proceso de reconciliación o que retrasen la restauración de la paz en Irak”, señaló.

Las organizaciones defensoras de los derechos humanos también levantaron sus voces ante la eventual ejecución de Sadam Husein.

La presidenta de la sección española de Amnistía Internacional (AI), Eva Suárez, pidió a la comunidad internacional que ejerza “toda la presión” sobre Irak para paralizar la ejecución y se permita la reparación de miles de víctimas cuyos juicios siguen pendientes, pues, de lo contrario, éstas quedarán en una situación de “tremenda indefensión”.

En la misma línea, Human Rights Watch (HRW) calificó de “error” la ratificación de la sentencia de muerte y pidió al Gobierno iraquí que no permita su aplicación.

“La imposición de la pena de muerte, injustificable en ningún caso, es especialmente errónea en un proceso tan injusto como éste”, afirmó en un comunicado HRW.

La Federación Internacional de Ligas de Derechos Humanos (FIDH) pidió al presidente iraquí, Jalal Talabani, que ordene una moratoria de la condena de muerte dictada contra Sadam Husein y dos de sus antiguos colaboradores.

también te puede interesar