Internacionales

Las tropas gubernamentales de Somalia se acercan a Mogadiscio

Mogadiscio – Las fuerzas del gobierno de Somalia, apoyadas por Etiopía, se acercaron el miércoles a Mogadiscio tras arrebatar a los islamistas la ciudad de Jowhar, mientras el Consejo de Seguridad de la ONU no pudo llegar a un acuerdo sobre un texto que pida el fin de las operaciones militares

Guerra entre Etiopía y Somalia
Un soldado de los tribunales islámicos de Somalia en Mogadiscio, el 18 de julio de 2006. El 27 de diciembre, las fuerzas del gobierno somalí, apoyadas por Etiopía, arrebataron la ciudad de Jowhar a los islamistas y avanzan hacia la capital. | AFP

Redacción Central |

Mogadiscio – Las fuerzas del gobierno de Somalia, apoyadas por Etiopía, se acercaron el miércoles a Mogadiscio tras arrebatar a los islamistas la ciudad de Jowhar, mientras el Consejo de Seguridad de la ONU no pudo llegar a un acuerdo sobre un texto que pida el fin de las operaciones militares

El proyecto de resolución no vinculante presentado por Qatar, que preside el Consejo de Seguridad en diciembre, pedía que “Etiopía retire inmediatamente sus fuerzas y cese sus operaciones militares en Somalia”.

El texto solicitaba asimismo el retiro de “todas las fuerzas extranjeras” de Somalia, “el fin inmediato de las hostilidades” y la reanudación “sin demora” de las negociaciones de paz.

“No pudimos lograr un consenso” sobre el texto, señaló en Nueva York el delegado qatarí, Mutlaq al-Qahtani

Los 15 miembros del Consejo se reunieron después de que la Unión Africana (UA) pidiera la retirada de las tropas etíopes y el fin de los combates.

“Pedimos la retirada de las tropas etíopes sin demora”, declaró el presidente de la Comisión de la UA, Alpha Umar Konaré, al término de una reunión en Adís Abeba con la Liga Arabe y la Autoridad Intergubernamental de Desarrollo (la IGAD, formada por siete países del Africa del Este).

Konaré también abogó por la aplicación de la resolución 1725 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, adoptada el 6 de diciembre, que autoriza la creación por parte de los países africanos de una fuerza de paz en Somalia.

Kenia, por su parte, tiene previsto organizar el jueves unas conversaciones con los líderes de los tribunales islámicos somalíes para “buscar la forma de poner fin urgentemente al conflicto”, dijo a la AFP este miércoles un diplomático africano que pidió el anonimato.

Los jefes de los tribunales islámicos confirmaron su participación en esas conversaciones, añadió la misma fuente.

Además, los islamistas aseguraron que garantizarán la seguridad en Mogadiscio, la capital del país, a pesar de la huida de sus combatientes y la proximidad de las tropas rivales.

“La seguridad que disfrutamos es muy importante y no podemos dejar que elementos violentos desestabilicen nuestra ciudad”, afirmó en una conferencia de prensa celebrada en la capital el presidente del comité ejecutivo islamista, el jeque Sharif Sheikh Ahmed.

El gobierno de Kenia -que el martes ya pidió a Etiopía que cese sus operaciones militares en Somalia- teme la llegada masiva de refugiados a su territorio, donde ya se encuentran 160.000 somalíes que han huido de su país, en guerra desde hace más de 15 años.

Las fuerzas gubernamentales confirmaron su avance frente a los milicianos de los tribunales islámicos al afirmar que se hallan a sólo 60 kilómetros al norte de Mogadiscio, acercándose a la localidad de Balad, tras haber tomado Jowhar, a 90 kilómetros de la capital, dijo a la AFP el portavoz del gobierno somalí, Abdirahman Dinari.

Por su parte, el embajador de Somalia en Adís Abeba, Abdelkarin Farah, declaró a la prensa que las fuerzas gubernamentales apoyadas por las etíopes tienen intención de tomar Mogadiscio “de forma pacífica”.

Farah precisó que los islamistas están huyendo de la capital somalí, mientras que un comandante islamista señaló la existencia de violentos combates este miércoles en Leggo, una localidad a 120 km al oeste de Mogadiscio.

Debido a las luchas, el Programa Alimentario Mundial (PAM) de la ONU anunció la suspensión de sus operaciones aéreas en Somalia y evacuó temporalmente a su personal extranjero a Kenia.

Somalia -que tiene diez millones de habitantes- está en guerra civil desde la caída del dictador Mohamed Siad Barre en 1991.

también te puede interesar