Internacionales

Figura del informante resta credibilidad al sistema judicial colombiano, según expertos

La figura del informante ha cobrado auge en los procesos judiciales colombianos de los últimos años, especialmente en aquellos por rebelión en la Costa Norte. La falta de pruebas sólidas contra los acusados y encarcerlados, ha llevado a que el Estado sea demandado y obligado a cancelar millones de dólares a aquellos inocentes que fueron privados de su libertad

Redacción Central |

La figura del informante ha cobrado auge en los procesos judiciales colombianos de los últimos años, especialmente en aquellos por rebelión en la Costa Norte. La falta de pruebas sólidas contra los acusados y encarcerlados, ha llevado a que el Estado sea demandado y obligado a cancelar millones de dólares a aquellos inocentes que fueron privados de su libertad

La justicia colombiana debió liberar a más de 250 personas que habían sido encarceladas durante los últimos cuatro años en la Costa Norte colombiana, debido a la falta de fundamentos sólidos que corroboraran los motivos por los que las autoridades colombianas decidieron privarles de su libertad.

El común denominador de estos casos, 90 por ciento de unos 300, es que se iniciaron por testimonios de “informantes”, una figura que en Colombia ha cobrado auge en los últimos años y que, según abogados y defensores de derechos humanos, es el resultado de la política de seguridad democrática del presidente colombiano Álvaro Uribe, la cual atentaría contra el derecho al debido proceso y a la presunción de inocencia de los acusados.

De las 300 personas detenidas por presunta rebelión, seis han muerto en hechos de represalias de los grupos de extrema derecha, según Arturo Zea, Defensor del Pueblo de la región de Bolívar, quien considera que el fenómeno de los informantes “ha generado más inseguridad y ha colocado en riesgo a muchas personas a la vulneración de sus derechos”.

En los últimos años, además, el Defensor del Pueblo ha observado que existe “mucho afán” por mostrar resultados con procedimientos que terminan teniendo “precariedad probatoria para incriminar” a las personas señaladas, lo que precisamente sería “una de la bases del ordenamiento jurídico” del estado social de derecho en Colombia.

Según el abogado penalista Augusto Gaitán, hay testigos que han “prestado sus dichos durante una década para perjudicar a centenares de personas”.

“Se vuelven testigos profesionales no sólo porque reciben remuneración y otro tipo de beneficios judiciales por ello, sino porque adquieren una preparación especial para desenvolverse con mucha idoneidad como testigo en los procesos”, precisó Gaitán.

Por adelantar procesos basados en las acusaciones de “informantes”, y sin otros elementos que comprobasen la culpabilidad de las personas acusadas y encarceladas, el Estado ha sido obligado a resarcir económicamente a los afectados, según reportó Vladimir Carrillo, corresponsal de TeleSUR en Colombia.

Sólo en 2002, testigos acusaron a 200 habitantes del municipio de Quinchia, en el centro del país, de ser colaboradores de la guerrilla, y tras dos años de encierro y sin comprobarse su culpabilidad, el Estado fue condenado a pagar más de dos millones de dólares por la captura arbitraria de esas personas.

Para el periodista Holman Morris esas falsas acusaciones tienen un móvil político.

“Para deslegitimar a ciertos sectores de la sociedad que hacen oposición (….) estos informantes sirven para todo, para resumir en este momento aquí a nadie se le niega un montaje”, consideró el comunicador.

Esos montajes, además de violar el derecho al buen nombre del acusado, estigmatizan y ponen en la mira de los asesinos a aquellos a los que la justicia no les pudo comprobar su culpabilidad, una muestra de ello serían las seis personas que murieron tras ser señaladas por informantes de ser presuntos miembros de grupos insurgentes de Colombia, que ya tienen casi medio siglo de existencia.

Ante esta situación y el auge de los informantes, la Defensoría del Pueblo advierte que los organismos de inteligencia y la justicia colombiana cada vez más pierden credibilidad.

también te puede interesar

Boxeo

Nicaragua va por el oro en boxeo

Pugilistas profesionales apoyarán a los nuestros, quienes buscarán ocho títulos. La final se realizará este domingo en el Polideportivo Alexis...