Internacionales

Irán puede querer energía nuclear para enfrentar crisis petrolera, según un estudio de EEUU

Washington Irán desea desarrollar un programa nuclear civil para evitar tener que hacer frente en los años próximos a una crisis de energía provocada por la falta de inversiones en el sector petrolero, considera un estudio estadounidense

Redacción Central |

Washington Irán desea desarrollar un programa nuclear civil para evitar tener que hacer frente en los años próximos a una crisis de energía provocada por la falta de inversiones en el sector petrolero, considera un estudio estadounidense

La imagen de Irán como productor de petróleo con reservas vastas es engañosa, estimó Roger Stern, investigador de la Universidad John Hopkins, en un estudio publicado en la revista “Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States”.

“Desde 1980, el crecimiento de la demanda energética (en Irán) alcanzó el 6,4%, lo que es superior al crecimiento de la oferta (+5,6%) y las exportaciones están estancadas desde 1996”, subraya.

Según el estudio, la producción de Irán fue inferior en los 18 meses pasados a la cuota fijada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), lo que demuestra las dificultades de producción en este país.

Roger Stern considera que esta potencial crisis energética podría hacer caer al régimen actual en Teherán. Pero también añade que no hay razón para dudar de las acusaciones de Estados Unidos y otros países que aseguran que el programa nuclear iraní tiene objetivos militares.

“La dependencia del régimen iraní de los ingresos de las exportaciones (petroleras) permite sugerir que realmente puede necesitar en gran medida la energía nuclear”, añade.

“Nuestro estudio sugiere que el sector petrolero iraní no será capaz de atraer una inversión que baste para mantener las exportaciones”, indicó Stern. “Mantenerlas exigiría un aumento de la inversión extranjera mientras que ésta pareciera declinar”.

Según el estudio, el hecho de que los precios del petróleo sean ampliamente subvencionados en Irán lleva a que la empresa nacional no logre beneficios en el mercado iraní y dependa casi exclusivamente de las exportaciones.

El crecimiento de la población causa un aumento de la demanda interna a la cual no puede responder la antigua infraestructura. Irán, el segundo productor de la OPEP después de Arabia Saudita, se encuentra forzado a importar algunos productos petroleros, subrayó la misma fuente.

Los motivos políticos generan también a veces la necesidad de inversión extranjera. India vio así las condiciones fijadas para la explotación de un yacimiento de gas natural que le fue arrebatada luego de que no votara con Teherán en una reunión de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA).

“El clima favorable para la inversión en el sector petrolero parece haberse deteriorado mucho desde el período 1998 a 2004, un período en el que la inversión era ya insuficiente para hacer frente a una decadencia de la producción”, afirma Roger Stern, para quien “una inversión extranjera nula es una posibilidad”.

Es en consecuencia “plausible que las afirmaciones de Irán según las cuales necesita la energía nuclear sean efectivas y se malinterprete la inquietud de estar confrontado con una falta de ganancias de las exportaciones de petróleo”, estima.

“El régimen iraní estaría en tal caso mucho más vulnerable de lo que se estima actualmente”, aseguró.

también te puede interesar