Internacionales

Consejo de Seguridad aprueba sanciones para Irán

Naciones Unidas – El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el sábado por unanimidad una resolución que impone sanciones a Irán por negarse a suspender su programa de enriquecimiento de uranio

Redacción Central |

Naciones Unidas – El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el sábado por unanimidad una resolución que impone sanciones a Irán por negarse a suspender su programa de enriquecimiento de uranio

Con esta medida, el consejo culminó con dos meses de negociaciones que apuntaban a que Teherán volviera a dialogar y aclarara sus ambiciones nucleares.

La resolución ordena a todos los países prohibir el suministro de materiales y tecnología que pudiera contribuir con los programas nucleares y de misiles de Irán.

Impone también un congelamiento de activos a compañías e individuos que participen en los programas nucleares y de misiles mencionados en una lista de la ONU.

La cancillería iraní rechazó como “inválida” e “ilegal” a la resolución, y prometió proseguir con el programa nuclear.

“Irán considera a la nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU … un acto ilegal fuera del marco de sus responsabilidades y contra la carta de la ONU”, de acuerdo con un comunicado del ministerio de Relaciones Exteriores.

La declaración, leída en la televisión estatal, dijo que Irán no seguirá la decisión “inválida” del consejo y seguirá con sus actividades de enriquecimiento de uranio.

“La nación iraní no ha delegado su destino a decisiones inválidas del Consejo de Seguridad de la ONU y no lo hará (en el futuro”, indicó.

La resolución advierte que el Consejo de Seguridad adoptará otras sanciones no militares en el caso de que Irán se niega a cumplirla.

Hasta momentos previos a la votación, no quedaba claro si los 15 miembros del Consejo de Seguridad iban a apoyar la resolución.

Rusia y China, que mantienen fuertes lazos comerciales con Teherán, habían presionado para que las medidas fueran suaves, y Qatar había avalado el uso pacífico que ha efectuado Irán de la energía nuclear. En cambio, Estados Unidos alentó sanciones severas, mientras que Gran Bretaña y Francia estaban en favor de una posición algo más moderada.

En un último intento por lograr el apoyo de Rusia, algunos países europeos clave hicieron circular el nuevo texto de la resolución de las Naciones Unidas el viernes en la noche, consiguiendo el apoyo de Rusia y China.

El embajador de Qatar ante la ONU, Nassir Al-Nassir, el único miembro árabe del consejo y su actual presidente, fue el último en hacer públicas las intensiones de su país. Instantes antes de la votación manifestó ante el resto de los miembros que Qatar optaba por avalar la resolución “porque estamos preocupados por la seguridad de las instalaciones nucleares iraníes”.

El presidente ruso Vladimir Putin llamó el sábado por teléfono a su colega estadounidense George W. Bush para analizar la votación, y aceptó la necesidad de avanzar con la resolución, expresó Blain Rethmeier, portavoz de Bush.

Los dos líderes “enfatizaron la importancia de mantener una posición única sobre el programa nuclear iraní”, sostuvo.

El embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, dijo que Moscú respaldó la resolución porque quiere enviar un “mensaje fuerte” a Irán para “eliminar las preocupaciones que quedan sobre su programa nuclear”.

Enfatizó que la meta debe ser reanudar las negociaciones. Si Irán suspende el enriquecimiento y el reprocesamiento de uranio, la resolución pide la suspensión de las sanciones “y eso allanará el camino para una solución negociada”, manifestó Churkin.

El embajador estadounidense interino Alejandro Wolff, en tanto, lamentó que “Irán continúe desafiando a la comunidad internacional con sus persistentes actividades de enriquecimiento”, obligando al consejo a imponerle sanciones.

Manifestó sus esperanzas de que las sanciones “convencerán a Irán de que la mejor forma de garantizar su seguridad es abandonar” el enriquecimiento de uranio.

Irán insiste que su programa nuclear sólo busca generar energía atómica, pero los estadounidenses y europeos sospechan que la meta de Teherán es fabricar armas nucleares.

también te puede interesar