Internacionales

Evo Morales descarta militarización en Bolivia

La Paz – El presidente Evo Morales negó el martes que vaya a declarar estado de sitio y militarizar el departamento oriental de Santa Cruz, pero dirigentes de esa región dijeron estar dispuestos a enfrentar una intervención militar y advirtieron que proseguirán sus protestas contra el gobierno a riesgo de sufrir un “genocidio”

Redacción Central |

La Paz – El presidente Evo Morales negó el martes que vaya a declarar estado de sitio y militarizar el departamento oriental de Santa Cruz, pero dirigentes de esa región dijeron estar dispuestos a enfrentar una intervención militar y advirtieron que proseguirán sus protestas contra el gobierno a riesgo de sufrir un “genocidio”

“No habrá esa situación”, dijo el mandatario en una rueda de prensa al descartar una eventual “militarización” o declaratoria de estado de sitio.

Morales acusó nuevamente a los dirigentes cívicos y políticos de Santa Cruz y de los otros tres departamentos de los nueve bolivianos –Beni, Pando y Tarija– de estar en aprestos secesionistas.

“Como no pueden vender Bolivia, quieren dividir Bolivia”, afirmó.

Su portavoz, Alex Contreras, también responsabilizó a “los grupos autonomistas radiales” de “buscar muertos para justificar lo que están buscando”.

En tanto, la Cámara de Diputados rechazó mediante una resolución, “las declaraciones de independencia y el intento de atribuirse facultades legislativas” de algunas regiones.

Mauricio Roca, presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) que agrupa a productores, dijo a la prensa que “si las fuerzas armadas están dispuestas a llevar adelante un genocidio, entonces, que estén preparadas para salir, porque la gente… ha de salir a defender este movimiento”.

El presidente del comité Cívico de Santa Cruz, Germán Antelo, indicó que será “maldito el soldado que dispare contra el pueblo”, después de que Morales convocara el lunes al ejército a “defender la patria” y que el comandante de las fuerzas armadas, general Wilfredo Vargas, advirtiera que están preparadas para cualquier contingencia.

Los cuatro distritos mantienen su decisión de celebrar cabildos deliberativos el viernes, donde sus poblaciones podrían decidir darse autonomías de facto en rechazo al gobierno.

Antelo y el prefecto (gobernador) cruceño, Rubén Costas, rechazaron las acusaciones de Morales de que el movimiento regional es secesionista.

Morales reconoció que ha hablado con frecuencia en los últimos días con los mandos castrenses, a quienes la oposición acusa de oficialistas, en medio de versiones de prensa de que el presidente venezolano, Hugo Chávez, podría enviar tropas a defender al gobierno, según un acuerdo bilateral.

El conflicto estalló en noviembre cuando el oficialismo aprobó en la Asamblea Constituyente un reglamento que le permite sancionar una nueva constitución con su mayoría simple, frente a la exigencia de la oposición de que se haga por dos tercios de los asambleístas, indicando que eso es lo que manda la ley de convocatoria al foro.

Desde el 15 de noviembre se iniciaron huelgas de hambre contra esa medida del gobierno.

Ahora, en el oriente y sur también las huelgas apuntan a que Morales respete el resultado de un referéndum que autoriza a esas regiones a darse gobiernos autonómicos.

El martes la sureña ciudad de Sucre, sede de la Asamblea Constituyente, fue escenario de marchas. Miles de campesinos afines al gobierno rechazaron los supuestos afanes secesionistas y la demanda de los dos tercios, mientras otro grupo reclamó paz y respeto a la democracia. No se reportaron incidentes.

La incertidumbre aumentó al final de la jornada debido a que una reunión entre oficialistas y opositores que buscaban destrabar la Asamblea Constituyente, paralizada hace casi un mes, concluyó sin acuerdos debido a posturas confrontadas.

también te puede interesar