Internacionales

Sin honores de estado, Chile veló a Pinochet

Santiago de Chile – Sin honores como ex jefe de estado, miles de chilenos se dispusieron a velar el lunes los restos del ex dictador Augusto Pinochet, quien falleció el domingo por una falla cardíaca múltiple en el Hospital Militar de Santiago, a los 91 años de edad

Redacción Central |

Santiago de Chile – Sin honores como ex jefe de estado, miles de chilenos se dispusieron a velar el lunes los restos del ex dictador Augusto Pinochet, quien falleció el domingo por una falla cardíaca múltiple en el Hospital Militar de Santiago, a los 91 años de edad

El cuerpo del ex dictador chileno Augusto Pinochet fue trasladado en la madrugada del lunes desde el hospital castrense a la Escuela Militar, donde fue velado sólo con los honores de ex comandante en jefe del Ejército.

El cadáver de Pinochet fue depositado en un ataúd con cubierta de color madera.

Cerca de las 09.00 hora local (1200 GMT) se abrieron las puertas de la Escuela Militar para que los partidarios de Pinochet puedieran despedirse del ex dictador, quien gobernó con mano dura entre 1973 y 1990.

“Por supuesto que él se merece un funeral público. Creo que con duelo (oficial) y sin duelo, el pueblo de Chile le va a dar un reconocimiento muy importante que nosotros valoramos,” dijo Iván Moreira, diputado y amigo cercano de Pinochet.

Con velas, fotos, flores y banderas, los seguidores de Pinochet esperaron por horas cantando y rezando la llegada de los restos del ex dictador a la Escuela Militar.

“Gracias por dar su vida a Chile, mi general” y “Adiós mi gran general Pinochet” eran leyendas que se leían en algunas pancartas que sus adherentes colgaron en las rejas de uno de los accesos al recinto militar, en un improvisado altar.

Pinochet murió el domingo rodeado por su familia una semana después de sufrir un infarto y acorralado por la justicia que jamás pudo condenarlo por los miles de asesinatos políticos cometidos durante su mandato, entre 1973 y 1990.

“Llegué a los 10 minutos de que había fallecido. Ellas (mi madre y hermanas) estaban advertidas de que la situación era complicada. No sé si esto era esperado o no. El tenía 91 años,” dijo Marco Antonio Pinochet, el hijo menor del ex dictador, a la radio Agricultura.

El Ejército comunicó que desde las 10.00 hora local (1300 GMT) del lunes se realizarían responsos y misas por Pinochet en el recinto adonde fue trasladado, ubicado en la zona oriente de Santiago.

Se esperaba que miles de partidarios concurrieran al velatorio de Pinochet, cuyos restos serán incinerados.

Unas 5.000 personas salieron a festejar el domingo la muerte de Pinochet en las céntricas Plaza Italia y Alameda y en algunos barrios emblemáticos, aunque un grupo de encapuchados chocó con la policía cuando intentó acercarse al palacio presidencial de La Moneda.

El ex dictador murió justo el día en que su esposa Lucía Hiriart cumplía 84 años, y en el día internacional de los derechos humanos.

Bajo la dictadura de Pinochet, unas 3.000 personas murieron o fueron “desaparecidas” y otras 28.000 sufrieron torturas, incluida la presidenta Michelle Bachelet y su madre, Angela Jeria.

FAMILIA NO QUIERE FUNCIONARIOS EN FUNERAL

Bachelet no asistió al funeral de Pinochet y sólo la ministra de Defensa, Vivianne Blanlot, concurrió a los actos en representación del gobierno. Una encuesta del diario La Tercera mostró el domingo que la mayoría de los chilenos no era partidario de que el ex dictador recibiera honores de estado.

Sin embargo, la familia de Pinochet pidió que ningún funcionario de gobierno participara en los actos fúnebres.

“A veces no existe nobleza y espero que por respeto a nuestra familia, el gobierno no participe en ningún acto que se le va a rendir a él,” dijo el hijo menor de Pinochet.

“No queremos actitudes hipócritas, me parece muy triste,” agregó.

En los últimos años, Pinochet había perdido casi toda relevancia política y su nombre sólo volvía a aparecer públicamente por casos de violaciones a los derechos humanos y delitos vinculados a sus cuentas secretas en el extranjero, por unos 27 millones de dólares.

Pinochet había sido ingresado hacía ocho días al Hospital Militar, luego de sufrir un infarto de miocardio y otras complicaciones de las que se recuperaba en forma progresiva, por lo que su deceso tomó por sorpresa a todos, incluida su familia.

El martes se oficiará la misa exequial en el patio Alpacatal de la Escuela Militar a las 11.00 hora local (1400 GMT). Al término de esa misa, se efectuarán los honores fúnebres en el patio de honor del instituto.

también te puede interesar