Internacionales

Presidente iraquí rechaza informe Baker, mientras sigue violencia en el país

Bagdad – El presidente iraquí, Jalal Talabani, rechazó “en bloque” el informe estadounidense Baker-Hamilton, por considerar que “socava la soberanía de Irak”, donde 28 personas murieron por la violencia este domingo

Situación en Iraq
Una mujer iraquí protesta por las muertes de tres de sus parientes durante una manifestación contra la violencia en Bagdad el 10 de diciembre de 2006. | AFP

Redacción Central |

Bagdad – El presidente iraquí, Jalal Talabani, rechazó “en bloque” el informe estadounidense Baker-Hamilton, por considerar que “socava la soberanía de Irak”, donde 28 personas murieron por la violencia este domingo

El informe, que recomienda un cambio de estrategia de Estados Unidos en el país, es “injusto” y “contiene artículos peligrosos que socavan la soberanía de Irak y su Constitución”, afirmó tajante Talabani, que recibía a periodistas en su residencia bagdadí.

El presidente iraquí, kurdo, se mostró particularmente hostil a la implicación de los baasistas en el proceso político, como recomienda el texto, elaborado por una comisión co-dirigida por el ex-secretario de Estado estadounidense James Baker y el antiguo representante Lee Hamilton.

“Esto va contra la larga lucha que el pueblo iraquí dirigió contra la dictadura”, aseguró.

El Baas era el partido único bajo el régimen de Saddam Hussein y fue disuelto tras el derrocamiento de este último en abril de 2003 por una coalición militar estadounidense-británica.

Talabani también criticó la amenaza de la retirada de la ayuda estadounidense si la cúpula política iraquí no progresa en el proceso de estabilización de Irak.

“Esto equivale a tratar a Irak como a una joven colonia a la que se puede imponer condiciones, negando que somos un país soberano y respetado”, juzgó.

Mientras, la violencia volvió de nuevo a sacudir el país, donde el domingo murieron 28 personas.

En Bagdad, nueve chiitas de dos familias fueron abatidos a tiros por hombres armados, que “entraron en una casa del barrio de Yihad, separaron a los hombres de las mujeres y mataron a cinco hermanos, uno de ellos policía”, explicaron los servicios de seguridad.

“Posteriormente entraron en otra casa y asesinaron a un padre de familia y a sus tres hijos”, según la misma fuente.

También en la capital se hallaron los cuerpos sin vida de 17 personas, tres de ellos decapitados, mientras que en Ramadi un profesor de universidad y un estudiante fueron también víctimas de la violencia.

En un nuevo informe publicado este domingo, el Grupo de Estudios sobre Irak acusa a la policía iraquí de “participar en la violencia confesional, con detenciones injustificadas, tortura y asesinatos selectivos de civiles sunitas”.

Por su parte, los dirigentes de los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) hicieron un llamamiento a “no injerirse en los asuntos internos de Irak”, en una alusión implícita a Irán, y exhortaron al gobierno de Nuri al Maliki a disolver inmediatamente las milicias, según el comunicado final publicado este domingo, al término de la cumbre anual celebrada, en Riad.

también te puede interesar