Internacionales

Líder de izquierda se une a marcha de miles en Oaxaca

Oaxaca – El líder del principal partido de izquierda de México encabezó el domingo a miles de manifestantes en una marcha a tavés del centro de la histórica ciudad sureña de Oaxaca, donde los manifestantes exigieron la renuncia del gobernador del estado y el retiro de miles de agentes de la policía federal

Redacción Central |

Oaxaca – El líder del principal partido de izquierda de México encabezó el domingo a miles de manifestantes en una marcha a tavés del centro de la histórica ciudad sureña de Oaxaca, donde los manifestantes exigieron la renuncia del gobernador del estado y el retiro de miles de agentes de la policía federal

Con gritos de “¡Libertad para los presos políticos!” los manifestantes también pidieron la liberación de más de 200 personas que han sido arrestadas bajo acusaciones como secuestro y vandalismo durante los seis meses de conflicto en Oaxaca, que han destruido la economía local y dejaron al menos un saldo de nueve muertos.

Leonel Cota, presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), marchó al frente de la manifestación junto con legisladores del partido y líderes de la protesta de Oaxaca.

El PRD se ha involucrado cada vez más en el conflicto de Oaxaca luego de mantener su distancia durante meses. La semana pasada líderes asumieron la causa del líder del movimiento de protesta Flavio Sosa, quien fue arrestado en la Ciudad de México, llamándolo el primer prisionero político del recién estrenado presidente Felipe Calderón.

El PRD afirma que la victoria de Calderón sobre su candidato, Andrés Manuel López Obrador, en julio, fue fraudulenta y se rehusa a reconocerlo como presidente.

Los manifestantes de Oaxaca -un frente amplio compuesto por izquierdistas, estudiantes y grupos indígenas -acusan al gobernador Ulises Ruiz de arreglar su propia elección en el 2004 y de enviar matones contra sus opositores. Los manifestantes tomaron el control del centro de Oaxaca durante cinco meses hasta que miles de agentes de la policía federal los expulsó en enfrentamientos en octubre y noviembre.

La mayoría de las nueve víctimas de la violencia en Oaxaca han sido manifestantes que fueron muertos por disparos de pandillas armadas, y los activistas culpan a la policía local por muchos de esos asesinatos.

La policía federal realizó el viernes incursiones en las oficinas de la policía estatal de Oaxaca y confiscó sus armas para determinar si es que alguna entre esas fue usada para disparar contra los manifestantes.

El conflicto ha destruido la industria turística de la ciudad, la cual es famosa por su arquitectura colonial y su cocina condimentada. Aunque la policía ha retomado el control del centro de la ciudad, la mayoría de turistas extranjeros prefieren mantenerse alejados.

También el domingo, cerca de 200 manifestantes marcharon a través de la Ciudad de México en solidaridad con la protesta en Oaxaca.

Grupos de derechos humanos han pedido a funcionarios de la ONU que intervengan en favor de los presos de Oaxaca, pues alegan que han sido torturados, abusados sexualmente y llevados a prisiones a miles de kilómetros de distancia.

El domingo, Ruiz anunció que había firmado un acuerdo para que más de 100 prisioneros sean transferidos de cárceles en el norte de México a instalaciones cercanas a sus familias en Oaxaca.

también te puede interesar