Internacionales

Esposa de ex espía sospecha de Rusia por envenenamiento

Londres – La esposa de un ex espía fallecido tras ser envenenado con el elemento radiactivo polonio-210 dijo el domingo que sospecha que las autoridades rusas podrían estar mezcladas en el asunto

Redacción Central |

Londres – La esposa de un ex espía fallecido tras ser envenenado con el elemento radiactivo polonio-210 dijo el domingo que sospecha que las autoridades rusas podrían estar mezcladas en el asunto

En una entrevista con dos diarios domingueros y un canal de televisión británico, Marina Litvinenko recordó las últimas horas de su esposo, el ex agente de la KGB Alexander Litvinenko -a quien llamaba Sasha -y teme que sus críticas del mundo ruso podrían haber ocasionado su muerte.

El propio Alexander Litvinenko creyó que fue atacado y, junto con sus aliados emigrados culpó al presidente ruso Vladimir Putin de su envenenamiento y muerte el 23 de noviembre -aunque el Kremlin lo negó.

“Obviamente no fue el propio Putin, por supuesto que no”, dijo el domingo Marina Litvinenko al diario The Mail. “Pero lo que hace Putin en Rusia hace posible matar a un británico en territorio británico. Creo que podrían haber sido las autoridades rusas”.

Marina Litvinenko dijo que su esposo, que había trabajado para el Servicio Federal de Seguridad, el organismo de espionaje sucesor de la KGB, no era un espía sino un investigador especializado en el delito organizado, y que sus críticas públicas de las autoridades rusas seguramente irritaron a sus antiguos colegas del SFS.

“Sasha era una persona que abiertamente se saltaba las normas a la torera y acusaba al sistema de matar personas, de secuestrarlas”, dijo al canal de televisión Sky News. “El sistema nunca se lo perdonó. No importa si lo que decía era verdad. Bastaba con que lo hubiera dicho”.

Su esposo -que hace poco había adoptado la ciudadanía británica- se sentía seguro en Londres, dijo Marina Litvinenko, y no temía las represalias de las autoridades rusas.

“Sasha nunca creyó que fuera un objetivo por ello”, contó al The Sunday Times. “Por supuesto que temía por otras personas, pero no por él”, agregó.

también te puede interesar