Internacionales

Bush y Blair plantean nuevo enfoque para Irak

Washington – El presidente George W. Bush dijo el jueves que se necesita un nuevo enfoque sobre la situación iraquí, pero dijo que esperaría a contar con más análisis además del informe del Grupo de Estudio sobre Irak antes de decidir un nuevo modo de avance

Redacción Central |

Washington – El presidente George W. Bush dijo el jueves que se necesita un nuevo enfoque sobre la situación iraquí, pero dijo que esperaría a contar con más análisis además del informe del Grupo de Estudio sobre Irak antes de decidir un nuevo modo de avance

“Creo que necesitamos un nuevo enfoque,” dijo Bush durante una rueda de prensa con el primer ministro británico, Tony Blair, su aliado más cercano en la guerra de Irak.

“Y por ello he encargado al Pentágono que analice un modo de avanzar. Por eso el primer ministro Blair está aquí para hablar sobre el modo de avanzar, para poder lograr el objetivo, que es un Irak que pueda autogobernarse, mantenerse y defenderse y ser un aliado en la guerra contra el terrorismo.”

El informe emitido el miércoles por el influyente y bipartidista Grupo de Estudio sobre Irak recomendó comenzar a retirar a las fuerzas de combate estadounidenses del país, impulsar al gobierno iraquí hacia la independencia, lanzar una estrategia diplomática que incluya a Irán y Siria, y comprometerse con el proceso de paz árabe-israelí.

Aunque Bush calificó el informe de “muy constructivo,” dejó claro que aguardaba análisis independientes del Pentágono y el Departamento de Estado antes de proceder a un cambio de rumbo.

“Pensé que tuvo mucho sentido. Siempre dije que quisiéramos que nuestras tropas salgan de allí lo más rápido posible. Creo que es una meta importante,” dijo sobre la recomendación del grupo bipartidista.

Bush se mostró predeciblemente distante a la idea de conversaciones directas con Irán y Siria, países que considera enemigos regionales. Aseguró que las conversaciones directas con Irán dependían de que Teherán abandonara sus ambiciones nucleares y que Siria no provoque inestabilidad en Líbano.

Sin embargo aseguró que estaba abierto a incluirlos en un grupo de apoyo regional para conversar sobre la situación de Irak siempre y cuando entiendan lo que denominó como sus responsabilidades: “no financiar terroristas, ayudar a su joven democracia a sobrevivir, ayudar con la economía de su país.”

Blair, quien se dirigirá a Oriente Medio el próximo mes para hablar con israelíes y palestinos, estuvo menos renuente que Bush a aceptar la recomendación del Grupo de Estudio de Irak y comprometerse a conversaciones directas con Irán y Siria.

“El tema, para mí, no es una cuestión de ser renuentes a sentarse (y hablar) con gente o no, sino que la base sobre la cual discutimos sobre Irak tiene que ser clara y ser una base donde todos defendamos los mismos principios,” afirmó.

“Creo que el informe Baker-Hamilton nos permite, al igual que ha evolucionado la situación en Irak, evolucionar nuestra estrategia,” dijo Blair.

La reunión en Washington se produjo en medio de continuos episodios de violencia en Irak, descritos por Bush como “perturbadores.”

En lo que va de diciembre 30 soldados estadounidenses han muerto en ese país árabe.

La insurgencia sunita contra las fuerzas estadounidenses sigue constante. Más de 2.900 soldados han muerto desde la invasión del 2003, mientras que decenas de miles de iraquíes han muerto.

Los votantes estadounidenses repudiaron ampliamente el enfoque de Bush en Irak en las elecciones del 7 de noviembre, en las que el Partido Republicano perdió el control del Congreso y Blair ha sido blanco de severas críticas en su país por su firme respaldo a las políticas de Washington.

también te puede interesar