Internacionales

Pinochet mejora y familiares de víctimas piden investigar si fue montaje

Santiago – El ex dictador chileno Augusto Pinochet evolucionaba este miércoles satisfactoriamente del infarto que sufrió el domingo y en una semana podría dejar el hospital, en una recuperación que dio pie a familiares de sus víctimas a pedir que se investigue si se trató de un “montaje” para eludir a la justicia

Una opositora
Una opositora al ex dictador chileno Augusto Pinochet (1973-90) protesta frente al Hospital Militar de Santiago, el 6 de diciembre de 2006. | AFP

Redacción Central |

Santiago – El ex dictador chileno Augusto Pinochet evolucionaba este miércoles satisfactoriamente del infarto que sufrió el domingo y en una semana podría dejar el hospital, en una recuperación que dio pie a familiares de sus víctimas a pedir que se investigue si se trató de un “montaje” para eludir a la justicia

Pinochet, de 91 años, no requería ningún equipo médico especial, conversaba con su familia, logró ponerse de pie y se sentó tres veces en un sillón de su habitación de la unidad coronaria del Hospital Militar de Santiago, según explicó el jefe del equipo médico que lo trata, Juan Ignacio Vergara.

El ex dictador se alimenta por vía oral y ha recibido alimentos líquidos y sólidos aunque reducidos en grasas, según detalló Vergara al entregar el séptimo boletín médico.

Por ahora se descartó su traslado a una unidad de cuidados intermedios y sus visitas están restringidas. Su notable recuperación posibilitaría que en una semana más sea dado de alta, dijo Vergara.

El médico agregó que Pinochet pasó una buena noche aunque seguía “bastante agotado” por los tratamientos a los que fue sometido para superar “el infarto al miocardio grave y el edema pulmonar agudo” con que ingresó al hospital el domingo.

El martes inició además la etapa de rehabilitación, con ejercicios físicos y de respiración.

La rápida evolución médica del ex dictador (1973-1990) levantó sospechas en la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, cuya presidenta Lorena Pizarro, dijo a la AFP que “vamos a pedir que se investigue si este show vergonzoso fue o no un montaje”.

“No puede ser que en menos de 48 horas se haya recuperado tan bien, después que su familia y el hospital informaron que estaba al borde de la muerte”, agregó la dirigente.

Se pedirá que la Justicia ordene al Servicio Médico Legal investigar las reales condiciones de salud que presentaba Pinochet cuando llegó al Hospital Militar, explicó por su parte el abogado Hugo Gutiérrez.

En varias ocasiones previas Pinochet fue hospitalizado en vísperas de una resolución judicial, tal como este caso que coincidió con la audiencia de la Corte de Apelaciones de Santiago que aprobó su libertad condicional, tras haberse decretado su arresto una semana atrás en un caso de violación de derechos humanos.

La ola de especulaciones llevó a su equipo médico a citar a una rueda de prensa la tarde del martes, en que el cardiólogo que lo atendió, Rodrigo Aguila, explicó que al ser hospitalizado Pinochet tenía un 80% de posibilidades de morir, pero su oportuna atención y efectivo tratamiento hicieron disminuir el riesgo.

Su hijo menor, Marco Antonio Pinochet, detalló que su padre fue afortunado al contar con una ambulancia apostada permanentemente en su residencia junto a un equipo de enfermeros que lo vigila día y noche.

“Cualquier otra persona se muere”, señaló su hijo, que desafió a los incrédulos a ingresar al hospital y visitar al paciente.

Aunque Pinochet superó su condición crítica, la discusión sobre el tipo de ceremonia fúnebre que se le debería organizar se mantiene. El tema complica en especial a la presidenta Michelle Bachelet, una de los 28.000 chilenos torturados bajo su dictadura (1973-1990).

La mandataria calificó el martes de mal gusto hablar de lo que sucedería tras su fallecimiento. “No me parece de buen gusto hablar de qué sucedería, cuál es la situación de funerales ante una persona que está con vida”, señaló Bachelet, que en su campaña electoral reconoció que le “violentaría mucho” rendirle honores a Pinochet.

Para la familia del ex dictador éste merece todos los honores en su calidad de ex presidente de la República y jefe del Ejército.

“Mi padre fue comandante en jefe y presidente. Tomó el poder porque el pueblo se lo pedía (…) No pueden negar que fue un presidente y que se fue y dejó voluntariamente el poder”, señaló su hija mayor, Lucía Pinochet.

también te puede interesar