Internacionales

Sabuesos de Scotland Yard inician investigación de caso Litvinenko en Rusia

Moscú – Detectives de la sección antiterrorista de la policía británica Scotland Yard comenzaron el martes en Moscú su investigación sobre el envenenamiento que provocó la muerte del ex espía ruso Alexander Litvinenko en Londres, pero la fiscalía rusa advirtió su margen de acción será limitado

Alexander Litvinenko
Fotografía tomada el 14 de septiembre de 2004 del ex espía ruso Alexander Litvinenko, durante una conferencia de prensa en Londres. | AFP. Archivo

Redacción Central |

Moscú – Detectives de la sección antiterrorista de la policía británica Scotland Yard comenzaron el martes en Moscú su investigación sobre el envenenamiento que provocó la muerte del ex espía ruso Alexander Litvinenko en Londres, pero la fiscalía rusa advirtió su margen de acción será limitado

Uno de los principales testigos, el ex agente de los servicios especiales rusos Andrei Lugovoi, que se reunió con Litvinenko el día en que éste comenzó a sentirse mal, dijo estar dispuesto a ser interrogado por los investigadores británicos y a cooperar con ellos.

“Estoy dispuesto a responder todas las preguntas que interesen a Scotland Yard”, declaró Lugovoi, citado por la agencia Itar-Tass.

“Si me muestran una lista de las personas con las que desean reunirse y si hay nombres que faltan y que yo considero interesante proponerles, lo haré sin lugar a dudas”, agregó, interrogado sobre el tema por la cadena rusa NTV.

El ex agente declaró que era objeto de “exámenes en el hospital” desde hace una semana, pero señaló que eso no le impediría reunirse con los investigadores. Dio a entender que no se hallaba en el hospital.

El fiscal general Yuri Chaika había indicado poco antes que Lugovoi había sido hospitalizado.

“Si puede responder, será interrogado”, dijo Chaika, quien precisó no obstante que la decisión correspondía a los médicos.

Según la prensa británica y rusa, la misión de los investigadores es interrogar a Lugovoi y a sus dos asociados, Dimitri Kovtun y Viacheslav Sokolenko.

Los tres se reunieron con Litvinenko en un hotel de Londres el 1 de noviembre, justo antes que el ex espía comenzara a sentir los síntomas del envenenamiento con polonio 210, materia altamente radiactiva.

Si hay algún interrogatorio, son los investigadores rusos y no los de Scotland Yard quienes lo conducirán, conforme a lo previsto por el derecho internacional, subrayó Chaika.

Los británicos “simplemente estarán presentes”, aseguró.

El fiscal general ruso dijo estar dispuesta a cooperar con la investigación británica, pero recordó que no extraditará a sus ciudadanos y que eventuales sospechosos rusos sólo podrán ser juzgados en su territorio y no en Gran Bretaña.

Hasta ahora no hay ningún sospechoso oficial, aunque la prensa menciona en general que las pistas conducen a Rusia.

El fiscal general afirmó asimismo que no hubo “desaparición” de polonio en Rusia, excluyendo así que la sustancia provenga directamente de este país.

El presidente ruso, Vladimir Putin, acusado por Litvinenko de su muerte en una carta póstuma, se reunió el martes en el Kremlin con el canciller italiano, Massimo D Alema, quien indicó que deseaba dialogar sobre el caso en Moscú. Aún se desconoce el resultado de la reunión.

El italiano Mario Scaramella, uno de los contactos de Litvinenko, personaje misterioso presentado como un experto en seguridad y un consultor internacional, también fue contaminado con polonio, pero no está en peligro de muerte.

La policía italiana allanó el martes su domicilio y oficinas, y sospecha que violó la legislación sobre manejo de desechos no peligrosos, afirmó la prensa nacional.

Scaramella es sospechoso de haber participado en una operación que involucra el uso ilegal de desechos de la construcción de edificios, precisó.

Litvinenko, que se convirtió al islam antes de morir, será enterrado el viernes en un féretro hermético en un cementerio musulmán de Londres o en sus cercanías, dijo a la AFP su padre, Valter Litvinenko.

también te puede interesar