Internacionales

Pesquisa de muerte ex-espía apunta a Moscú tras hallar aviones contaminados

Londres – La investigación sobre la muerte del ex-espía ruso Alexandre Litvinenko ha reactivado este jueves la pista rusa tras el hallazgo de restos de sustancias radioactivas en al menos dos aviones de la compañía British Airways que cubrían la ruta entre Londres y Moscú

British Airways
Avion de la Aerolínea britanica British Airways, en espera de una revisión para detectar niveles de radiación, como parte de la investigación por la muerte del ex espia ruso Alexander Litvinenko. | AP

Redacción Central |

Londres – La investigación sobre la muerte del ex-espía ruso Alexandre Litvinenko ha reactivado este jueves la pista rusa tras el hallazgo de restos de sustancias radioactivas en al menos dos aviones de la compañía British Airways que cubrían la ruta entre Londres y Moscú

Además, se han descubierto nuevos lugares en la capital británica donde existen huellas de radioactividad tras la muerte por envenenamiento con polonio 210 de Alexandre Litvinenko.

Las autoridades del país insisten, sin embargo, que el riesgo de contaminación para el público es “débil”.

British Airways, que retiró los dos aviones del aeropuerto de Heathrow (Londres) mientras que un tercero permenece bloqueado en Moscú para ser analizado, trata de contactar con los 33.000 pasajeros que volaron a bordo de los aparatos.

La compañía señaló que hasta el momento había recibido 5.500 llamadas y que hubo 60.000 consultas de su sitio internet sobre el tema.

Cerca de 800 personas subieron a los cuatro vuelos de estos aviones, contaminados entre el 25 de octubre y el 3 de noviembre, en los que los investigadores centran su atención, según la prensa británica.

La aerolínea no ha precisado si la sustancia radioactiva hallada en sus aviones era el polonio 210 que acabó el pasado 23 de noviembre con la vida del ex-coronel de la FSB (ex-KGB, servicios secretos soviéticos), pero ha insistido en que es sólo un “leve riesgo para la salud”.

El ministro británico del Interior, John Reid, anunció por su parte que se detectaron restos de radiactividad en “unos doce lugares” de Londres, incluidos los dos aviones mencionados y los hospitales por donde pasó el ex-espía, desde el fallecimiento de Litvinenko, aunque recalcó que los riesgos para el público eran “escasos”.

Reid puntualizó además que un avión ruso también estaba siendo investigado, y no excluyó que otros pudieran ser objeto de análisis.

Además, en el diario ruso Kommersant, Andrei Lugovoi, un ex agente KGB convertido en hombre de negocios, explicó que viajó el 3 de noviembre a bordo de uno de los tres aviones de la British Airways que fueron inmovilizados.

Lugovoi se encontró con Litvinenko en Londres el primero de noviembre, el día que el ex-espía cayó enfermo y afirma que no tiene nada que ver con su envenenamiento.

Justo cuando la investigación judicial sobre la muerte de Litvinenko se abría formalmente el jueves, otro suceso de envenenamiento sospechoso salía a la luz, sin que por el momento se pueda establecer ninguna relación con la muerte del ex espía.

El hecho concierne al ex primer ministro ruso Egor Gaidar, víctima de un envenenamiento en Irlanda, que aunque no ha acabado con su vida, ha desatado todo tipo de especulaciones en Rusia.

Los médicos de Gaidar afirmaron que había sido “envenenado” de “manera no natural”, según palabras de su portavoz, Valeri Natarov.

Su hija, Maria, estimó que se trataba de un “envenenamiento político” pero rechazó vincularlo con las autoridades rusas.

Claro oponente de Vladimir Putin, Litvinenko, que desde hacía poco tiempo era ciudadano británico, murió a los 43 años de edad. En una letra póstuma acusó al presidente ruso de ser responsable de su envenenamiento. Las acusaciones fueron rechazadas por Moscú.

también te puede interesar